Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lagardère, GEC, Daimler y Alenia crearán el tercer grupo aeroespacial del mundo

La empresa francesa Lagardère, la británica GEC, la alemana Daimler-Chrysler y la italiana Alenia anunciaron ayer en París que fusionarán sus divisiones aeroespaciales en una sociedad en cuya dirección estarán representadas todas ellas. La fusión se realizará en el transcurso del año que viene, siempre y cuando la Unión Europea dé su visto bueno al proyecto.

Desde hace más de un año, Matra Marconi Space, Dornier Satellitensytem, Dasa Raumfaht y Alenia Spazio, es decir, las divisiones especializadas de los grupos antes citados, estaban negociando. En octubre habían alcanzado un principio de acuerdo. "El pacto hay que situarlo en el contexto de la reestructuración general de la industria aeroespacial en todo el mundo", señalaba el comunicado de las cuatro sociedades.

El resultado de la fusión será el tercer grupo de la industria aeroespacial del mundo, con una plantilla de 11.000 personas y una facturación anual de 450.000 millones de pesetas.

"Las actividades de esta sociedad abarcarán la fabricación y colocación de satélites científicos de observación, de navegación y multimedia y las infraestructuras orbitales", añade el comunicado.

La confirmación de este proyecto coincidió con otro anuncio de GEC. La firma británica hacía pública su intención de separar su negocio civil del militar. Los responsables de la empresa,que acaba de romper la colaboración con Alstom para fabricar trenes de alta velocidad, no desvelaron, sin embargo, la incógnita de quienes serán sus nuevos socios, que pueden ser tanto estadounidenses como europeos.

Cascada de acuerdos

Estos dos movimientos son sólo una muestra más de la oleada de cambios que se están produciendo en los sectores industriales relacionados con la alta tecnología. Por ejemplo, Francia reagrupa sus distintas sociedades en el terreno de la aviación, aeronáutica, espacio o telecomunicaciones y propicia un complicado matrimonio entre Aerospatiale, Dassault, Lagardère y parte de Thomson. Mientras, los alemanes de DASA y los británicos de British Aerospace siguen a vuelta con su fusión.Las estrategias europeas -que en unos casos pasan por una previa integración nacional, pero que en otros admiten, como en el caso del sector aeroespacial, la integración transnacional como eje al que se irán sumando luego distintos socios- tienden a asegurar el reagrupamiento por sectores para que las nuevas sociedades tengan la talla suficiente para poder plantar cara a la competencia estadounidense.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de diciembre de 1998