Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Desfile de insumisos

Una protesta antimilitarista ante el Cuartel General del Ejército de Tierra acabó con un desertor detenido.

Son insumisos, prófugos de la justicia, pero no se esconden. Creen de pleno en que el Ejército es una institución obsoleta dentro de un régimen democrático. Catorce insumisos y cerca de una treintena de integrantes del Movimiento de Objeción de Conciencia (MOC) se manifestaron ayer frente al Cuartel General del Ejército de Tierra, en la calle de Alcalá, en una protesta pacífica y antimilitarista. Tres de ellos son desertores, pero no les importó airearlo en las puertas de un cuartel, donde fueron vigilados por agentes antidisturbios de la policía. Uno de ellos, Rafael Fernández, sevillano, de 21 años, fue finalmente detenido por la policía.Los 14 insumisos se disfrazaron de militares y parodiaron un pequeño desfile. Formaron un falso pelotón con un, también falso, sargento al mando. Vestidos con ropas militares, desfilaron por la calle de Alcalá frente al cuartel general. El imitador de sargento llevaba un tupido bigote postizo. De un grito puso firmes a la compañía: "¡Atención! Pelotón..., fiiiirmes", y se dispuso a pasar revista. "Soldado, abróchese la guerrera, y usted, la cinta del casco", destacó.

Pero el pelotón se rebeló contra el mando. Los soldados comenzaron a desvestirse en mitad de la calle y a tirar la ropa por el aire. Tres de ellos sacaron unos serruchos de cartón y se pusieron a cortar de forma simbólica los barrotes de la verja del cuartel. El resto de manifestantes les alentaba con cánticos: "¡Los gastos militares para niños y hospitales!". Tras la parodia el falso ejército rompió filas. Los manifestantes se dipersaron por la plaza de Cibeles y entonces se puso en marcha el dispositivo policial. Había agentes de uniforme y de paisano por todos lados. Los manifestantes estaban rodeados. En la puerta del edificio de Correos, los agentes identificaron a tres de los insumisos. Tras comprobar sus datos, vieron que contra Fernández pesaba una orden de busca y captura. Su detención fue inmediata. Los agentes le agarraron por los brazos y se lo llevaron hacia el furgón. Los insumisos le arroparon con abrazos y cánticos antimilitaristas.

Fernández declaró antes de su detención: "Ésta es la presentación pública no violenta de tres desertores. Con nuestra actitud pretendemos conculcar una nueva educación dentro de la paz".

Los otros dos insumisos eran Joseph Ghanime, un gallego de 25 años, y Óscar Cervera. Los tres acudieron a la llamada del Ejército, pero abandonaron sus respectivos cuarteles a los pocos días. Han sido sometidos a consejos de guerra y los dos que siguen libres están a la espera de que les condenen. "No tenemos miedo, queremos que esto sirva para reivindicar un mundo sin armas", señaló Ghanime.

El MOC apunta que hay 26 insumisos que se han presentado en los cuarteles y han desertado públicamente. La pena mínima contra ellos es de dos años y cuatro meses de cárcel, a cumplir, normalmente, en la prisión militar de Alcalá de Henares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de diciembre de 1998