Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

ACUSACIONES ESPURIAS DE PLAGIO

Algunos de los más famosos compositores atacaron ayer lo que consideran una ola creciente de acusaciones espurias de plagio dirigido contra los autores musicales que triunfan. En una carta al diario británico Daily Telegraph, sir Tim Rice afirma que el número creciente de estas demandas significa que a veces es más fácil y más barato pagar a los demandantes que defender el caso en los tribunales. "Cualquier creador de una melodía o una letra de canción debe tener derecho a recurrir a los tribunales en el caso de robo o copia de su trabajo. Pero se está abusando de este derecho", escribe Rice. "Muchos autores de canciones desconocidos han conseguido hacer caer todo el peso de la ley contra el autor de una canción de éxito simplemente porque podían contratar a un abogado preparado para acusar al compositor de una pieza de las listas de los más vendidos de plagiario, dada la posibilidad de conseguir una cantidad de dinero si ganaban", añade. La carta va firmada por otros seis compositores célebres: Stephen Sondheim, Elton John, Sting, Barry Gibb, de los Bee Gees, Phil Collins y Mick Jagger. El detonante de la carta ha sido la denuncia contra el compositor Andrew Lloyd Weber, autor de musicales tan célebres como Jesucristo superstar y Evita, ante un tribunal de Nueva York alegando que una melodía de su Fantasma de la ópera se había basado en una de Ray Repp, compositor de música religiosa, y de un vendedor de ropa de Baltimore. En este caso el tribunal falló el martes pasado a favor de Lloyd Weber. - ,

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de diciembre de 1998