Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Coca Cola adquiere las marcas de bebidas de Cadbury Schweppes por 260.000 millones

La colosalmente lucrativa industria global de los refrescos ingresó ayer a una nueva y promisoria fase cuando el gigantesco consorcio británico Cadbury Schweppes otorgó a Coca Cola derechos de venta de sus productos en todo el mundo, con la excepción de Estados Unidos, Francia y Suráfrica. En una operación de 1.850 millones de dólares (casi 260.000 millones de pesetas) que queda sometida a la aprobación de las autoridades de estados Unidos y del Reino Unido, Coca Cola se consolida en el liderazgo de las bebidas gaseosas a nivel mundial.

Las marcas que Coca Cola comercializará en el futuro incluyen Schweppes, Dr. Pepper, Canada Dry y Orange Crush, una gama de productos cuya comercialización en 1997 generó ganancias de 93 millones de dólares (unos 13.200 millones de pesetas). En España añade a esas marcas Tri Naranjus, Trina y Vida. Los cerca de 1.025 empleados de las plantas de embotellado que tiene en Logroño, Barcelona, A Coruña y Madrid tienen asegurado su trabajo, ya que Coca Cola se ha comprometido a continuar los contratos de Cadbury. Coca Cola cuenta en España con 7.000 empleados. También se ha comprometido a adquirir las plantas de concentrado de Cadbury en España e Irlanda. Asimismo, los 450 empleados de Cadbury-Schweppes relacionados con gestión de la franquicia de sus marcas se integrarán en Coca Cola."Este acuerdo con Coca Cola creará valor inmediato y sustancial para nuestros accionistas. Simultáneamente, refuerza nuestra capacidad para desarrollar nuestra fuerte industria de dulces y bebidas gaseosas a nivel global así como aquella de los Estados Unidos", declaró ayer en Londres John Sunderland, consejero delegado de Schweppes. "Estas marcas son famosas y rentables. Sin embargo, hay que reconocer que sus posibilidades pueden ser ampliadas dentro del marco de la infraestructura que Coca Cola ha establecido a lo largo de muchos años. Los consumidores se beneficiarán con una más amplia disponibilidad", agregó. Según Sunderland, el acuerdo no tropezará con problemas de competencia con las autoridades de la UE ya que el pacto no cae dentro del esquema de regulaciones comunitario. Sí se revisará en varios países por si existen problemas de competencia. Analistas financieros estiman que obtendrá el visto bueno hacia mediados del año próximo.

"Este acuerdo permitirá que Coca Cola participe en segmentos del mercado de refrescos en los cuales todavía no tiene puntos importantes de penetración", declaró el presidente del multimillonario conglomerado estadounidense M. Douglas Ivester. Fuera del ámbito del acuerdo quedan Estados Unidos, Francia y Suráfrica y los productos de alimentación. En el caso del país norteamericano, Cadbury mentiene un acuerdo de distribución con Pepsi, el gran rival de Coca Cola.

El acuerdo constituye la coronación de una estrategia adoptada por Cadbdury en febrero, cuando formó una asociación con Carlyle, con sede en Estados Unidos, para adquirir dos embotelladoras, la Beverage America y la Select Beverages Company, por un valor de 724 millones de dólares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de diciembre de 1998

Más información

  • El acuerdo, pendiente de trámites legales, excluye Estados Unidos, Francia y Suráfrica