Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pérez Esquivel presenta un plan de la ONU para evitar la violencia contra los niños

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha puesto en marcha una iniciativa para recompensar el constante esfuerzo y la dedicación de todos los premiados con el Nobel de la Paz por hacer respetar los derechos humanos entre la sociedad civil y las esferas de poder.Con este propósito ha nacido el proyecto Decenio internacional de una cultura de paz y no violencia para todos los niños del mundo. El Nobel de la Paz de 1980, el argentino Adolfo Pérez Esquivel, presentó ayer en Barcelona este plan, que pretende fomentar entre el 2001 y el 2010 una "cultura de paz" a través de la educación y la transformación social, partiendo de los más pequeños. "Pocas veces ponemos la mirada en los más desprotegidos, los niños que son víctimas inocentes de las tragedias que sufre nuestro mundo", dijo Pérez Esquivel. Esta iniciativa, aprobada por la asamblea de la ONU el pasado 10 de noviembre, ha conseguido madurar a raíz de una propuesta que nació de organizaciones no gubernamentales, instituciones religiosas, educadores, periodistas y artistas. Según figura en la resolución de las Naciones Unidas, las principales causas de que todavía existan millones de niños que no viven en condiciones de desarrollo siguen siendo la explotación laboral, la prostitución y la venta de niños como esclavos. "Es un error pensar que sólo los gobiernos resolverán estos problemas, los pueblos deben dejar de ser espectadores y convertirse en verdaderos protagonistas sociales", señaló Pérez Esquivel. Sin embargo, esta iniciativa, dirigida a todos los países del mundo y presentada por primera vez en Europa, sólo establece directrices generales y no profundiza en los casos concretos de cada sector de población. Pérez Esquivel aprovechó también el acto para hablar de la situación del ex dictador Augusto Pinochet. El pacifista se remitió a la política "intervencionista de la CIA" y aseguró que "EE UU nunca cometió errores dando apoyo a las dictaduras latinoamericanas, sino que practicaba la política que había previsto para imponer las dictaduras militares en Suramérica".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de diciembre de 1998