Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El menor que abandonó su hogar tenía problemas de adaptación

El menor de 13 años que se presentó el miércoles por la tarde en la sede de la Policía Local de Alcorcón (142.000 habitantes) y pidió ayuda porque, supuestamente, sus padres no le alimentaban de forma continua, recibe atención de la Concejalía de Servicios Sociales del Ayuntamiento alcorconero desde 1991, según informaron fuentes de esta delegación.Las trabajadoras sociales calificaron al menor como "un joven conflictivo que padece problemas de adaptación" desde la separación de sus padres, hace unos cuatro años.

Las citadas fuentes señalaron que el adolescente ha estado internado junto con su otro hermano en el centro de acogida para menores en más de una ocasión. La medida se tomó de forma temporal hasta que el padre pudo encargarse de sus hijos, tras la separación de su esposa, que está internada en un centro porque sufre problemas psiquiátricos.

Según las asistentes sociales que han atendido al menor, éste no ha logrado aún superar la separación de sus padres y se niega a aceptar a su madrastra y a las dos hijas de ésta. "Siempre ha demostrado problemas de convivencia y de relaciones con la pareja de su padre", explicó ayer el director de servicios de la concejalía, Manuel Muñoz.

Su actitud rebelde también repercute en un bajo rendimiento académico y en la falta de relación con sus compañeros de clase. De hecho, acude todas las tardes a un programa de educación impartido por una asociación del municipio para ayudarle a hacer sus deberes y seguir sus estudios. Fuentes de la Policía Local confirmaron ayer que el menor se había presentado en otras ocasiones en la comisaría para pedir ayuda.

Las repetidas visitas del menor a las dependencias de la Policía Local y las quejas contra sus padres fueron siempre atendidas por los servicios sociales municipales. Salvo el pasado miércoles, cuando fue remitido a la fiscalía, que ordenó su ingreso en un centro de acogida. Ahora, el menor se encuentra en casa de un tío suyo, en Móstoles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de diciembre de 1998