Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un circuito fruto de una obsesión

Los mejores pilotos del mundo elogian un proyecto que ha tardado 25 años en tomar cuerpo

Primero fue un sueño; luego una obsesión. Salvador Gascón no sabe el tiempo que ha empleado ni el dinero que ha gastado en uno de los proyectos más ambiciosos de la Comunidad Valenciana: el circuito de velocidad de Cheste, que fue presentado ayer en el velódromo Luis Puig. Porque Gascón, presidente de la Territorial Valenciana de Motociclismo, es el padre del proyecto; un hombre que conoce al dedillo la historia de las futuras instalaciones; un hombre que no sale en la foto -"cuando veo que hay cámaras me voy", asegura-, que no tiene afán de protagonismo. Quizá por eso, ayer pasó inadvertido. "Podría escribir un libro sobre la historia del circuito", dice con un gesto pícaro. Porque él sabe los sinsabores que ha vivido en los últimos 25 años, lo que ha tardado el circuito de la Comunidad Valenciana en tomar cuerpo. Porque fue en 1975 cuando Gascón viajó al circuito de Daytona para presenciar en directo la prueba de las 200 millas. Entonces vino fascinado. "Se me metió en la cabeza que Valencia debía contar con un circuito. Una tierra tan fértil en pilotos y con una actividad tan densa merecía una instalación de este tipo", recuerda Gascón, quien ha participado en un número - "hasta 15", dice- considerable de proyectos frustrados (Cullera, Gandía, L"Alcudia, Oliva, Sueca, Llaurí...). Su empeño y cabezonería han hecho posible que el circuito de velocidad de la Comunidad Valenciana sea una realidad. "He dedicado 25 o 30 años de mi vida a esta historia", afirma Gascón, que pese al tiempo que ha transcurrido, está contento: "Las cosas se han hecho como se debían hacer". Y lo cierto es que el circuito de velocidad de Cheste, cuyo presupuesto supera los 4.000 millones de pesetas, cuenta con el beneplácito de los expertos. "Es el mejor circuito del mundo", dijo ayer Mick Doohan, cinco veces campeón del mundo y la principal atracción de la fiesta de presentación. Una fiesta que estuvo a la altura de la expectación que ha levantado el circuito, caracterizado por el diseño oval del trazado y el desalojo de su interior de cualquier construcción que pueda entorpecer la visión de la carrera . "El circuito está pensado para el espectador", opinó el ex campeón del mundo valenciano Champi Herreros. "Ahora que lo he visto, tengo que aplaudir a la gente que se ha volcado en el proyecto. Porque han pensado en el espectador, que es, en definitiva, el que paga", abundó Gascón. "La Comunidad Valenciana, por su extraordinaria afición, merecía desde hace tiempo un circuito como este", indicó el piloto catalán Carlos Checa. Un circuito que también servirá, auguran los más optimistas, para potenciar la actividad en la Comunidad Valenciana, un tanto oxidada desde hace varios años. La retirada de Ricardo Tormo, Jorge Martínez Áspar o Champi Herreros dejó huérfana de pilotos de calidad a la Comunidad Valenciana. "Aquí levantabas una piedra y salía un piloto", explica Gascón, quien da su opinión en este sentido: "Valencia es una tierra de individualistas. Pero cuando nos juntamos, somos un desastre".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de diciembre de 1998