Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GESTIÓN

Villapalos hace un último intento de retener el Museo del Ejército

El Museo del Ejército debe quedarse en Madrid. Y el Gobierno regional luchará en esta elección hasta el momento mismo en que el Ministerio de Educación ordene el comienzo de la mudanza de estas instalaciones al Alcázar de Toledo. Así lo proclamó ayer el consejero de Educación y Cultura de la Comunidad de Madrid, Gustavo Villapalos, que se comprometió en la Cámara regional a formular una última propuesta a la ministra Esperanza Aguirre para que recapacite a este respecto.Villapalos alabó la colección de armaduras militares con que cuenta el museo, sus planos de batallas y, sobre todo, "algunas piezas sumamente ligadas a la historia de España" como la espada Tizona que empuñó el Cid Campeador. "Por ello, sería muy grave y muy serio que estas instalaciones se trasladaran a otra comunidad autónoma, sea Castilla-La Mancha u otra cualquiera. En su nuevo emplazamiento, por cierto, tendrían muchos menos visitantes que en Madrid", recalcó el consejero. Villapalos cree que el Museo del Ejército podría reubicarse en un lugar como el Cuartel del Conde Duque.

El diputado socialista Antonio Chazarra se ofreció ayer ante Villapalos a encadenarse juntos en el museo "o a realizar cualquier otro numerito que se nos ocurra" con tal de frenar un traslado que cada vez parece más inexorable. En cualquier caso, Chazarra criticó a los integrantes del Ejecutivo madrileño por haber sido poco beligerantes en sus reivindicaciones, y les espetó: "Me temo que alguno está esperando la resurrección de un cadáver".

El Museo del Ejército, actualmente ubicado en el antiguo Palacio del Buen Retiro, será trasladado, si se cumplen los planes del ministerio, al Alcázar de Toledo, donde el pasado 17 de octubre se inauguró la Biblioteca de Castilla-La Mancha. Mientras tanto, el espacio del Salón de Reinos de este palacio, que acoge los fondos militares, pasará a formar parte del Museo del Prado una vez concluida la remodelación y ampliación de la pinacoteca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de diciembre de 1998