Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ATLETISMO

Atrapados en el asfalto

Los distritos de San Blas y Ciudad Lineal se convirtieron ayer por la mañana en un laberinto para decenas de coches por la Carrera Popular de Canillejas, de 10 kilómetros de recorrido. A causa del paso del gran pelotón, hubo quien permaneció atascado más de tres cuartos de hora, según la Policía Municipal. El grueso de la prueba discurrió entre las doce y la una y ocupó la calle de Hermanos García Noblejas y la de Alcalá, dos de las arterias principales de los citados distritos. Este hecho provocó problemas en la circulación así como retenciones de hasta dos kilómetros en Alcalá y Arturo Soria.Hubo conductores, como José, de 34 años, procedente de la carretera de Barcelona, que se pasaron 30 minutos bloqueados al volante en la avenida de Aragón, a la altura del metro de Suances. Eran las doce del mediodía. Al cabo de unos minutos, uno de los agentes ofreció a José un itinerario alternativo al saber por la emisora de radio de que la cola del pelotón iba dejando libre la avenida de Arcentales, en San Blas.

Peor suerte tuvo Alberto, un vigilante jurado que entraba a trabajar al mediodía en una empresa de la calle de San Romualdo. "Me han tenido 35 minutos esperando y no me han dejado pasar porque decían que ponía en peligro a los corredores", se quejaba. También estaban malhumorados algunos usuarios de la EMT. Dos ancianos esperaron media hora un autobús. "Al menos podían advertir que se celebraba una carrera con un cartel en la parada", dijo uno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de noviembre de 1998