Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS EN EL GOLFO

Bagdad asegura a la ONU que no plantea condiciones

La carta entregada por el embajador iraquí, Nizar Hamdoon, a la ONU - revisada dos veces en un intento de satisfacer las objeciones de EEUU y las dudas del Consejo de Seguridad- afirma que Bagdad ha levantado "incondicionalmente" su prohibición de las inspecciones de la ONU. El texto de la carta es el siguiente:"Según las instrucciones de mi Gobierno, quisiera reafirmar lo que ya le he dicho durante la reunión que celebramos esta noche [por la del sábado]. Es decir que la carta de Tarek Aziz, viceprimer ministro de Irak, contenía un anexo que expresa las opiniones y las preferencias del Gobierno iraquí en cuanto a las inspecciones se refiere. Estas opiniones no están vinculadas a la incondicional decisión del Gobierno iraquí de reanudar su cooperación con UNSCOM [la comisión de inspecciones de la ONU] y la OIEA [Organismo Internacional para la Energía Atómica]".

"Es evidente que la decisión iraquí del 14 de noviembre de 1998 significa que las decisiones anteriores que impedían o suspendían la cooperación con UNSCOM y OIEA ahora son anuladas, y que UNSCOM e OIEA pueden reanudar inmediatamente todas sus actividades según las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad".

Radares en Morón

Por otro lado, cuatro radares móviles del Ejército del Aire de Estados Unidos se encuentran desde ayer en la base aérea de Morón (provincia de Sevilla), según informó una portavoz estadounidense de la base de Holloman (Nuevo México, Estados Unidos). Los radares, diseñados para despistar aviones aviones y cuya gran eficacia fue probada durante la guerra del Golfo de 1991, llegaron a Morón junto a un grupo de cazas Stealth F-117 procedentes de la base de Holloman que posteriormente siguieron rumbo al golfo Pérsico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de noviembre de 1998