Encarcelado un chaval de 17 años por la muerte de un joven en Utrera Una vieja pistola alemana, posible arma del crimen

Un chaval de 17 años, David A. M., ha ingresado en prisión acusado de ser la persona que disparó con una vieja pistola del calibre nueve milímetros contra el pecho de Bernardo Fuentes, de 22 años, en un garaje de la urbanización Los Granadillos de Utrera (Sevilla). La pistola, de fabricación alemana, fue hallada en un cubo enterrado en el jardín de la vivienda junto a una vaina percutida.

El crimen de los Granadillos, perpetrado el 11 de octubre, se produjo en el garaje de la vivienda, cuando supuestamente David mostraba el arma a su amigo Bernardo, según las primeras declaraciones. La bala entró por el pecho y le salió por la parte dorsal, tras atravesarle varios órganos. Era un disparo mortal de necesidad. La Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Sevilla se puso manos a la obra. Las características del proyectil y las llamadas marcas características que el arma dejó en el plomo hicieron que, en principio, pensaran que la bala procedía de un subfusil Uzi. Los agentes inspeccionaron el lugar del suceso durante la misma noche del crimen. A la mañana siguiente hicieron un registro más minucioso. En el jardín localizaron un montón de tierra donde se pusieron a escarbar. Allí encontraron una pistola del calibre nueve milímetros (largo), dos cargadores, uno con capacidad para 25 proyectiles y otro para cinco, así como 37 cartuchos del mismo calibre, una vaina percutida y una bolsa de plástico con útiles de limpieza. Todo este material fue llevado al laboratorio. Hay un revólver No obstante, los registros realizados durante la investigación han permitido encontrar otras armas de fuego, entre ellas un revólver que también está siendo analizado, ya que no existe aún certeza al ciento por ciento de cuál fue el arma criminal. La Guardia Civil, según una nota hecha pública ayer, centró su investigación en la familia que trasladó al herido al Hospital Virgen del Rocío de Sevilla y que luego abandonó Utrera de forma precipitada. El instituto armado siguió los pasos de este grupo de personas, que desde el día de los hechos adoptó una vida nómada y escurridiza. La sigilosa persecución llevó a los investigadores a Madrid, Huelva, Badajoz, Sevilla y Almería, ciudad esta última en la que finalmente se reunieron con el supuesto autor del disparo. El miércoles, la Guardia Civil detuvo a ocho personas en Almería, pero centró sus sospechas en tres de ellas: el citado David, nacido en 1982; otra persona identificada como M. A. M (de 27 años) y M. M. S, de 18 años. Tras prestar declaración en el Juzgado de Instrucción número 1 de Utrera (de guardia), el juez mandó a prisión a David, como presunto autor de un delito de homicidio, así como por tenencia ilícita de armas.

Sobre la firma

Jorge A. Rodríguez

Es redactor jefe de Última Hora y de la portada web, y profesor de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS