Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Villarejo denuncia los ataques de "El Mundo" contra los jueces que procesaron a Liaño

El presidente de la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Supremo, José Jiménez Villarejo, dirigió el jueves último un escrito al presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Javier Delgado Barrio, en el que pide una "enérgica reacción institucional" del órgano de gobierno de los jueces frente a los varios "desafueros" publicados por el diario El Mundo contra "intachables magistrados" de la sala que desagradan al rotativo por haber procesado por prevaricación a Javier Gómez de Liaño. El pleno del CGPJ decidirá sobre el escrito el miércoles.

Jiménez Villarejo se refiere a un editorial del periódico dirigido por Pedro J. Ramírez, titulado Si eso es prevaricar, Bacigalupo y Ancos van primero, publicado el miércoles último, y a un artículo firmado por Federico Jiménez Losantos, titulado Prevarigalupos y publicado el jueves. El presidente de la Sala Segunda del Supremo afirma: "En ambos escritos se profieren contra dos intachables magistrados de esta Sala las más torpes insinuaciones y graves calumnias, absolutamente incompatibles con el respeto que en un Estado de Derecho ha de merecer a cualquier ciudadano el Tribunal Supremo".En consecuencia, Jiménez Villarejo se considera "obligado, como presidente de esta Sala", a solicitar de Delgado Barrio que "someta al CGPJ la urgente necesidad de que el mismo adopte la más enérgica reacción institucional frente a desafueros como los mencionados, que dañan irreparablemente no sólo el honor de unos magistrados, cuya protección jurídica evidentemente no me incumbe", puntualiza, "sino el buen nombre del más alto órgano judicial de la Nación".

A raíz de que el martes último la Sala Segunda del Supremo confirmara el procesamiento de Gómez de Liaño por supuesta prevaricación en la instrucción del caso Sogecable, el diario El Mundo acudió en defensa del procesado y arremetió contra los dos magistrados que formaron la mayoría de la sala: Gregorio García Ancos y Enrique Bacigalupo.

El editorial asegura que "los dos jueces que insisten en procesar a Liaño no aportan ni un solo dato que pueda tomarse como indicio de que el juez tuviera "conciencia segura" de estar siendo injusto". Y añade: "Optan, sencillamente, por especular con su hipotética mala voluntad. Y en esa especulación basan su decisión de mantener su procesamiento".

Vinculaciones

El Mundo niega en su editorial que existiera "malicia" por parte de Gómez de Liaño al dictar resoluciones limitadoras de derechos fundamentales, corregidas por la Sala Penal de la Audiencia Nacional por "innecesarias, irrazonables y desproporcionadas". En cambio, considera que, "si de juzgar con malicia se trata, peor parada podría salir esta resolución suya" [la de la Sala Segunda del Supremo que confirma el procesamiento de Liaño por tres delitos de prevaricación]. El argumento del editorialista para avalar la malicia de los dos jueces del Supremo es que "son bien conocidas las vinculaciones" de García Ancos y Bacigalupo "con el polanco-felipismo".Con base en que García Ancos desempeñó el cargo de secretario general técnico del Ministerio de Defensa y en la no demostrada colaboración del segundo con uno de los abogados del caso Sogecable, el diario El Mundo sentencia que "si lo de Liaño marcara el listón de la prevaricación, la suya [la de los dos magistrados del Supremo] sería de libro". Otro argumento del editorial para acusar de prevaricadores a García Ancos y Bacigalupo es que, "como apunta [José Manuel] Martínez Pereda en su voto particular, desprestigiar a Liaño puede ayudar a "algunos imputados en procedimientos muy graves", cuyos sumarios fueron instruidos por él. A Vera y Galindo, por ejemplo".

Por su parte, el artículo de Jiménez Losantos mencionado por Jiménez Villarejo, tras calificar a Liaño como el "juez más linchado de la Historia de España", acusa también de prevaricación a ambos magistrados del Supremo con similar fundamento que el editorial. El articulista juega con el término prevarigalupo para atribuir a Bacigalupo el delito de prevaricación por el que está procesado Liaño.

Éstas son las palabras en las que plasma ese juego: "De esta forma, un juez prevaricador, si cuaja el vocablo, será siempre un recordatorio del que más prevaricó, hasta el punto de prevaricar condenando a otro juez inocente precisamente por prevaricación. (...) A los prevaricadores de altura no les llamarán prevariliaños, que además queda feísimo, sino prevarigalupos".

El pleno que celebrará el CGPJ el miércoles estudiará el escrito de Jiménez Villarejo, según fuentes del Consejo. El presidente de la Sala Segunda del Supremo ya pidió el amparo para Bacigalupo por otros artículos publicados en El Mundo. El CGPJ expresó su "respaldo" a dicho magistrado.

Independencia y medios

Jiménez Villarejo se lamentó el pasado miércoles, durante un debate sobre la justicia organizado por la Fundación Encuentros, de que en la actual situación democrática "el juez que quiere puede ser independiente de los poderes del Estado y de los económicos y sociales, pero el problema son los medios". Dijo que mientras nadie se atreve desde esos poderes a dar una indicación a un juez,determinados medios de comunicación tratan de condicionar la actuación del poder judicial.[Gómez de Liaño se refirió anoche en Ronda (Málaga) a su procesamiento por tres delitos de prevaricación en estos términos, según informa Efe: "No existe ningún juez al que le hayan dado tanto como a mí. Me han llegado a barrer hasta en mi vida privada, y aunque no cite nombres, hay gente que se ha considerado muy progresista que aún está por explicar lo que entiende por libertad y vida privada".]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de noviembre de 1998

Más información

  • El CGPJ decidirá el miércoles sobre el escrito del presidente de la Sala Penal del Supremo