Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La seguridad de Europa, tema del foro de EL PAÍS y "Le Monde"

La seguridad y la defensa de Europa vuelven a estar de moda. La mayor receptividad del Reino Unido al desarrollo de una identidad de defensa europea y la celebración, anteayer en Viena, de la primera reunión de ministros de Defensa de la Unión Europea, con la presencia de los titulares de los cuatro Estados miembros neutrales, la colocan de nuevo en el primer plano de la actualidad.Para debatir del futuro de la seguridad del Viejo Continente EL PAÍS y Le Monde organizan hoy y mañana en Madrid un foro internacional de debate titulado Las nuevas dimensiones de la seguridad. "En la Europa septentrional existen varios foros de estas características, pero en la mediterránea escasean; de ahí nuestra iniciativa", explica Andrés Ortega, editorialista de este periódico y coautor de un documento introductorio que dará pie a los debates.

El secretario general de la OTAN, Javier Solana, inaugurará hoy las sesiones que cuentan con la asistencia, entre otros, del presidente de Estonia, Lennart Meri; del primer ministro de Eslovenia, Janez Drnovsek, y de los ministros de Exteriores de Polonia, Bronislaw Geremek, y de Letonia, Vladis Birkavs, y el nuevo titular alemán de Interior, Otto Schily.

Por parte española estarán presentes en el foro el ministro de Defensa, Eduardo Serra; los dos comisarios españoles en Bruselas, Manuel Marín y Marcelino Oreja, así como Carlos Westendorp, Alto Representante Internacional para Bosnia. En la reunión también tomarán parte los anfitriones, el director de Le Monde, Jean Marie Colombani; el presidente de EL PAÍS, Jesús de Polanco; su consejero delegado, Juan Luis Cebrián, y el director del periódico, Jesús Ceberio.

Si los representantes de países comunitarios están sobre todo interesados en discutir de las ventajas e inconvenientes de ahondar la integración de la defensa europea, los bálticos y otros asistentes procedentes de Europa del Este están más bien preocupados por la desestabilización de Rusia y los riesgos que acarrea para sus vecinos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de noviembre de 1998