Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UEFA se pliega a la presión de los grandes

Los 32 clubes que participen en la próxima Liga de Campeones se repartirán 600 millones de francos suizos, unos 62.400 millones de pesetas. Así se decidió en la reunión que mantuvieron ayer y el lunes en Ginebra el llamado Grupo de los 12, en el que están los clubes más importantes del continente y entre ellos el Barcelona y el Real Madrid, a los que representaron sus presidentes, Josep Lluís Núñez y Lorenzo Sanz, respectivamente. Estos clubes se reunieron a su vez con la Task Force, el comité de la UEFA que impulsa las reformas del fútbol continental. La actual Liga de Campeones genera unos 42.500 millones de pesetas, de los que los clubes se reparten 21.000 millones, por lo que el salto económico será sustancial.

El alemán Gerhard Aigner, secretario general de la UEFA, informó ayer de que la nueva competición generará unos 800 millones de francos suizos, unos 83.200 millones de pesetas, fruto de los contratos televisivos y de la mercadotecnia. Una cuarta parte de esos ingresos, unos 26.800 millones de pesetas, será destinada al fondo de solidaridad de la UEFA, como organizadora de la competición. Los 62.400 millones de pesetas se repartirán entre los 32 clubes participantes de la siguiente manera: un 50%, como primas por participación y por resultados obtenidos, y el otro 50% dependiendo de la cantidad que invierta la cadena de televisión que retransmita los partidos en cada país. Éste último concepto fue propugnado por Núñez que mantiene la teoría de que por ejemplo las televisiones españolas aportan mucho más dinero que las de otros países y de ello también deben salir beneficiados los clubes españoles.

Media Partners, descartada

Aigner explicó que se establecerá un mercado centralizado con prioridad para las cadenas de televisión gratuitas, aunque puntualizó que la situación puede cambiar de un mercado a otro. Expresó también su deseo de que los partidos que sean retransmitados por televisiones de pago sean posteriormente resumidos para que todo el mundo pueda ver aunque sea un extracto de ellos. Se propuso también que los partidos de Liga de Campeones se disputen los martes y los miércoles.Todavía queda algún detalle por concretarse como el formato de la futura Copa de la UEFA con la que se fusionará la actual Recopa, aunque la mayoría de clubes se decanta por una competición en grupos que se dispute los jueves. Este extremo será decidido en la reunión del comité ejecutivo de la UEFA, el 10 y el 11 de diciembre en Jerusalén.

El grupo empresarial Media Partners, que había ofrecido a los clubes la idea de una Superliga que hubiera generado unos 175.000 millones de pesetas anuales durante los próximos seis años, acogió ayer con escepticismo la reformada de la Liga de Campeones propugnada por la UEFA. "Dudamos que los cuatro años que hemos empleado en trabajar en este asunto, conjuntamente con JP Morgan, equivalgan a los dos meses que ha tenido la UEFA para elaborar su nuevo plan", dijo ayer un portavoz de Media Partners. "La propuesta de la Superliga es realista. Hemos respondido de inmediato cada pregunta o duda que hayan podido tener los clubes. Seguimos en estos momentos trabajando para mejorar de una vez por todoas el fútbol". Sin embargo, Núñez siempre se mostró reacio a aceptar la propuesta de Media Partners, mientras que Sanz, que en un principio se había mostrado dispuesto a aceptar la idea de la Superliga, manifestó que el proyecto de este grupo empresarial ha quedado "aparcado". El presidente del Real Madrid manifestó su satisfacción por los acuerdos alcanzados ayer con la UEFA.

Núñez respondió a las inquietudes manifestadas por los jugadores por el cargado calendario que les puede esperar (la Liga de Campeones constará de 17 jornadas): "No tienen por qué preocuparse", afirmó. "Apenas habrá dos o tres jornadas más que ahora y existen varias alternativas como adelantar las fechas de celebración de la Copa a agosto, con lo cual no se disputarían tantos partidos amistosos. Otras alternativas son que los equipos que participan en competiciones europeas no entren en liza en la Copa hasta los cuartos de final, que las eliminatorias de Copa se disputen a partido único o que la selección no dispute tantos amisosos". Núñez añadió que el dinero del fútbol va a parar a los jugadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de noviembre de 1998