SERVICIOS SOCIALES

ONG y el Ayuntamiento de Alicante diseñan un plan de ayuda a los marginados

Habilitar una plan de acción continuada que permita a las personas sin hogar y población marginal reinsentarse en la sociedad una vez superados sus problemas, es el objetivo que se han impuesto siete organizaciones no gubernamentales y el Ayuntamiento de Alicante, que coordinarán la labor que hasta ahora desarrollaban por separado para rentabilizar esfuerzos y medios y atender más y mejor a los potenciales beneficiarios, cuyo número se desconoce. Cáritas, Hijas de la Caridad, Fundación Banco de Alimentos, Cruz Roja, Alicante Acoge, Proyecto Hombre y Acospa se han involucrado en el proyecto, que desde diferentes ámbitos de actuación se plantea sacar de la marginalidad a los que hoy no disponen de un techo bajo el que cobijarse por cuestiones puramente materiales, y también a aquellos que han llegado por diferentes motivos a una ruptura definitiva con su entorno familiar, social y laboral, y que además están excluidos de los sistemas de protección social. "Hasta ahora paliábamos situaciones transitorias, pero nada más, porque el problema no se solucionaba", apuntó el concejal de Servicios Sociales, José María Rodríguez Galant, al presentar el plan. Las organizaciones participantes ya se han distribuido el trabajo, y al Ayuntamiento corresponderá habilitar los fondos, medios materiales y humanos que sean necesarios, cifrados en más de 50 millones de pesetas. Un centro de día, un comedor social, talleres pre-formativos, albergue, viviendas tuteladas y viviendas de convivencia integrarán la infraestructura mínima exigible para que el plan pueda tener éxito. Un consejo asesor y una comisión técnica revisarán periódicamente el trabajo realizado y sus resultados. Conforme avance el programa, el Ayuntamiento habilitará más espacios para favorecer la reinserción. Alicante pretende erigirse en guía de acción social efectiva frente al resto de municipios de la provincia. "El plan de atención a personas sin hogar debe extenderse a otras localidades, y acabar con la práctica habitual de entregar un billete de tren para que los marginados abandonen la ciudad", explicaron los técnicos redactores del programa. Los potenciales beneficiarios deberán ser residentes en Alicante (inmigrantes y transeúntes también serán atendidos), y manifestar su voluntad para reinsertarse.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS