Cartas al director
i

Un recuerdo

Sin duda, en múltiples ocasiones, muchos nos interesamos por don Juan María Bandrés. Tuvimos en su día noticias alarmantes sobre su estado de salud; después, algunos datos de alivio.Hoy, un enorme silencio. Quizá ello obedezca a la necesidad de respetar su intimidad, de acompañar con ese respeto su deseable recuperación. Pero estos días, en que los caminos del diálogo y la conversación encuentran respiro en el imprescindible abandono de las armas, no podemos dejar de acordarnos, sin duda también casi todos, de quien merece compartir estos momentos difíciles y decisivos, ya con una alegría previa que habrá de concretarse. Y de desear, con informaciones o sin ellas, que se encuentre no sólo mejor, sino bien.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0031, 31 de octubre de 1998.

Lo más visto en...

Top 50