Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos parlamentarios se repartirán 700 millones de subvención

Los siete partidos que han obtenido representación en el Parlamento vasco tras las elecciones celebradas el pasado domingo se van a repartir cerca de 700 millones de pesetas en subvenciones públicas. Estas ayudas por gastos electorales están recogidas en el artículo 151 de la Ley de Elecciones al Parlamento vasco, que fija las cantidades que recibirán las formaciones políticas de acuerdo con los escaños y votos obtenidos por cada candidatura en las distintas circunscripciones electorales. De acuerdo con los resultados provisionales conocidos y a falta de que sea escrutado el voto por correo y porclamados los resultados definitivos, el PNV recibiría unos 157 millones de pesetas; el Partido Popular, cerca de 133 millones; Euskal Herritarrok, más de 124 millones; el PSE-EE algo más de 123 millones; Eusko Alkartasuna, sobre los 88.700.000 pesetas; Izquierda Unida, 51.675.000 pesetas, y Unidad Alavesa algo menos de 18,5 millones de pesetas. PASA A LA PÁGINA 3

IU y UA tendrán que compartir turno de palabra en el Parlamento

VIENE DE LA PÁGINA 1 Los gastos electorales de los partidos que se han presentado en estas elecciones autonómicas están subvencionados con tres millones de pesetas por cada escaño obtenido. A ello hay que añadir cien pesetas por cada voto conseguido por las candidaturas, siempre que se haya obtenido representación en la circunscripción correspondiente que, en estos comicios, coinciden con cada uno de los territorios históricos. Asimismo, se conceden cinco millones de pesetas por circunscripción electoral a quienes obtengan al menos un escaño por territorio. Además, la ley concede también subvenciones a los gastos electorales originados por el envio de propaganda, sobres, papeletas u otros elementos de publicidad electoral. En concreto, se abonan 25 pesetas por elector en cada una de aquellas circunscripciones en las que la candidatura de referencia haya presentado lista y obtenido un escaño. La ley electoral establece también que el importe de estas subvenciones a cada grupo no podrá sobrepasar la cifra de gastos electorales declarados justificados por el Tribunal Vasco de Cuentas Públicas. La pérdida de escaños por parte de Izquierda Unida y de Unidad Alavesa tendrá consecuencias directas para ambas formaciones durante la próxima legislatura. Los dos partidos han perdido la condición de grupo parlamentario, para lo que es necesario lograr como mínimo cinco escaños (ambos han obtenido dos), lo que les privará de determinados derechos a lo largo de los próximo cuatro años. Votos por correo Tanto la coalición liderada por Javier Madrazo como el partido foralista de Pablo Mosquera quedarán encuadrados en el Grupo Mixto, donde tendrán que compartir turnos de intervención, subvenciones y hasta la contratación de secretarias. Así, los servicios jurídicos de la Cámara vasca, Izquierda Unida y Unidad Alavesa deberán compartir el tiempo que corresponde en cada turno de palabra a los grupos, fijado en un máximo de diez minutos, por lo que cada parlamentario de estas dos formaciones no podrá excederse de los cinco minutos en cada una de sus intervenciones. Las Juntas Electorales de cada territorio histórico contabilizarán hoy viernes los votos por correo enviados por los vascos residentes en el extranjero. El resultado de estos sufragios podría hacer variar la distribución de escaños en Álava, donde el último parlamentario fue asignado al PSE-EE por una diferencia de 446 votos sobre el Partido Popular, si bien esta hipótesis tiene escasas posibilidades de materializarse. Aunque en el Censo de Residentes Ausentes en el Extranjero están inscritos 26.395 vascos, no se sabrá hasta el recuento defintivo cuántos han ejercido su derecho al voto. No obstante, tradicionalmente la afluencia de votantes residentes en países foráneos no suele resultar demasiado relevante y se sitúa en torno al 25%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de octubre de 1998

Más información