Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía busca en los bajos fondos de Lleida al asesino de una prostituta

La policía de Lleida todavía no ha identificado al presunto asesino de Mari Carmen L. B., una mujer de 24 años que apareció muerta el pasado domingo en un callejón de las afueras de la ciudad. La víctima, que ejercía la prostitución en la carretera de Zaragoza, frente a los institutos de enseñanza media, fue golpeada con dos piedras. El crimen se produjo sobre las 7.00 horas frente al número 3 de la calle Eduard Toldrà, junto a la carretera N-II, cerca del lugar donde la víctima, vecina de Lleida, solía ofrecer cada noche sus servicios a los automovilistas. La autopsia ha revelado que la causa directa de la muerte fueron los numerosos golpes de piedra que recibió en la cabeza y en la cara. El cadáver de Mari Carmen L. B., adicta también a la heroína, según fuentes policiales, fue descubierto por el único vecino que vive en la zona, que se convirtió en testigo ocasional del asesinato. Se trata de un anciano de 70 años que, al despertarse, oyó gritos y ruidos en la calle, por lo que se asomó por la ventana y pudo ver a un hombre de mediana edad que, con una piedra en cada mano, estaba golpeando violentamente a una mujer junto a la pared de su huerto. Este testigo no ha podido aportar demasiados datos sobre las características físicas del asesino, pese a que pudo verle de frente a una distancia de cinco metros. En aquel momento aún no había amanecido y el lugar estaba escasamente iluminado por una farola de la carretera. El presunto asesino, tras esconder las piedras en unos matorrales, huyó al percatarse de que alguien le miraba. La policía nacional, encargada de la investigación, centra sus pesquisas en los bajos fondos de la ciudad. Ha interrogado a varias personas relacionadas con la prostitución y la droga, ya que no se descarta que el asesino sea un cliente habitual de la fallecida. Mari Carmen L. B. es la segunda prostituta asesinada este año en Lleida. En enero, un agricultor encontró en Montoliu el cadáver de Mara Lucía L. F., de 35 años, presuntamente estrangulada por su compañero sentimental. Ambas mujeres ejercían la prostitución en la misma zona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de octubre de 1998