Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cornellà pone fin a la incomunicación del barrio de Sant Idelfons

Cornellà ha solventado uno de sus grandes problemas urbanísticos con la culminación de las obras de conexión entre los barrios de Sant Ildefons -el más poblado de la ciudad- y Almeda, así como la mejora del acceso al parque de Can Mercader. Las obras fueron inauguradas ayer por el presidente del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), Joan Clos, y el alcalde de la ciudad, José Montilla, quienes presidieron también la visita a la reformada avenida de la República Argentina de Sant Ildefons. Con las obras ahora inauguradas se da un paso decisivo hacia la eliminación de la idea de que hay dos ciudades separadas por el talud situado alrededor de la estación de Renfe de Sant Ildefons. La recuperación de este espacio -34 hectáreas de fuerte desnivel- tradicionalmente muy degradado ha comportado su reforestación y ajardinamiento hasta convertirlo en uno de los principales parques urbanos de la ciudad. La primera fase del proyecto, inaugurada hace dos años, incluyó la urbanización de la avenida de Salvador Allende y del entorno de la Torre Miranda. Estos primeros trabajos dotaron los 500 metros que separan Sant Ildefons y Can Mercader de dos paseos paralelos a diferentes niveles, con una mediana de árboles entre ambos, y de un paso subterráneo para salvar la vía del tren. El coste total del proyecto en sus dos fases ha sido de 696 millones de pesetas. De esta cantidad, 556 millones provienen de los fondos de cohesión de la Unión Europea. El resto, 140 millones, del Ayuntamiento y el AMB. La otra actuación inaugurada ayer en Sant Ildefons ha convertido la avenida de la República Argentina -el principal acceso a Cornellà desde la Ronda de Dalt- en un bulevar con doble sentido de circulación y una mediana central ajardinada. El proyecto, cuya ejecución ha durado un año, ha supuesto una inversión de 300 millones de pesetas, subvencionados íntegramente por el AMB.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de octubre de 1998