El Zaragoza disfruta su revolución

El líder de la Liga recibe al Madrid la próxima jornada, el sábado 17

Jorge Valdano, Víctor Muñoz y Pichi Alonso formaban la columna vertebral de un Zaragoza repleto de jugadores de la cantera la última vez que los aragoneses ocuparon el liderato de la Liga a estas alturas de la competición. Corría el año 1980. Casi dos décadas de espera como para que la euforia no se haya adueñado de la afición de La Romareda. Una Copa del Rey y una Recopa no han hecho olvidar los años de angustia liguera, especialmente los tres transcurridos desde la salida de Víctor Fernández. Pero ahora con Txetxu Rojo ha llegado la sabrosa revolución.El ex entrenador del Salamanca pidió a principio de temporada un portero, un central, un lateral y un delantero centro. Paco, Pablo y Milosevic, los tres únicos fichajes, respondían a los perfiles solicitados. Pero en el caso del guardameta, el presidente del club advirtió de que no se incorporaría ninguno si no se producía antes algún traspaso. Fue el único regalo no concedido.

Más información

El nuevo juego del Zaragoza se ha formado con las siguientes claves: la defensa ha ganado en contundencia y se mantiene estática: cuatro honbres en línea; Rojo renuncia a los carrileros para no asumir riesgos, lo que ha llevado a la grada al internacional Alberto Belsué; en el ataque, Milosevic ha devuelto al equipo el estilo que tuvo con Esnáider y Morientes. Los grandes beneficiados son los hombres del centro del campo, liberados de labores de contención y con referencias en ataque. La consecuencia es que Aragón se ha reencontrado como motor del equipo; Kily González y Acuña, con la referencia de Milosevic, han alcanzado su máxima expresión en los volantes, y Jamelli hace estragos jugando entre líneas. Hasta Marcos Vales (seleccionado por Camacho, igual que Paco), ha encontrado su sitio como enlace entre centrocampistas y delanteros para compartir con Jamelli y Milosevic la condición de goleador del equipo; una aureola que no tendrían sin las asistencias de Kily, jugador de carácter y talento.

Pero Rojo se ha mostrado poco dogmático, y varía los esquemas en función del rival, el estadio o la meteorología: juegan Sundgren y Solana como laterales cuando el balón se puede tratar bien, y Pablo se alinea cuando hace falta contundencia. Dos pivotes, Acuña y Aragón o José Ignacio, si el partido se plantea en el terreno físico; y un rombo con Marcos Vales por delante si Rojo opta por la exquisitez. Jamelli en la media punta, si el rival no renuncia al ataque; Yordi, si el cerrojo es la táctica del rival. Milosevic parece el único inamovible.

El resto ya se conoce. El Zaragoza es líder y le avalan tres victorias (al Athletic, 2-0; al Betis, 1-3; al Racing, 3-1, y al Extremadura, 0-2; con una sola y sorprendente derrota, frente al Alavés, por 1-0. Ahora espera al Madrid para el sábado 17.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 07 de octubre de 1998.

Lo más visto en...

Top 50