Medio Ambiente expropia la estación de esquí de Valcotos para proteger el parque de Peñalara

La actividad en la estación privada de esquí de Valcotos está destrozando el Parque de Peñalara, según la Comunidad. Por ello, la consejería de Medio Ambiente ha iniciado el proceso "de expropiación forzosa" de 120 hectáreas de Valcotos (que ocupan un 16% de la superifice del parque) para "garantizar la protección y conservación de la flora y fauna" de Peñalara. Los dueños de la estación tienen una sentencia favorable para levantar 1.000 pisos junto al único glaciar de la región. Medio Ambiente cree que expropiar es la única solución para evitar el desastre.

Una sentencia del Tribunal Supremo del 2 de junio de 1991 permite urbanizar Valcotos, a raíz de un viejo plan de ordenación de la zona. Según el expediente de expropiación, la sentencia "posibilita la construcción de un volumen edificable de 295.000 metros cuadrados, en bloques de 20 metros de altura para alojamientos con un techo de población máximo de 3.885 habitantes con sus correspondientes infraestructuras y servicios". Otro auto del Tribunal Supremo del 3 de abril de 1997, "exige a la Comunidad de Madrid la ejecución de la sentencia. Los expertos de Medio Ambiente que han redactado el expediente de expropiación consideran que cumplir la sentencia "conllevaría gravísimas e irreversibles afecciones medioambientales para el parque natural".La Comunidad recuerda que "la zona de propiedad particular del parque natural comprende la mitad del complejo glaciar del Circo de la Laguna Grande de Peñalara". "El conjunto", continúa el expediente expropiatorio, "es único por la riqueza, por la ejemplaridad y por haber mantenido desde el pleistoceno un buen estado de conservación de todas las estructuras de origen glacial".

63 especies protegidas

En la finca de Valcotos se pueden "contar 331 especies de plantas vasculares, 131 de líquenes, 135 vertebrados y 91 mariposas diurnas". De todas estas, la Comunidad tiene protegidas 29 especies de plantas y 34 de animales. El año pasado, Medio Ambiente hizo público el primer borrador del plan de uso y gestión (normativa que delimita las actividades permitidas en el Peñalara). Valcotos ocupaba aproximadamente una sexta parte de esta zona natural. En el citado plan se vislumbraba ya lo que ahora se ha convertido en un hecho: la expropiación. En el documento se establecía que los dueños de la estación tendrían que eliminar o trasladar los remontes que afectasen a la zona natural. El 30% de los remontes están dentro del parque.Desde hace más de una década, la Comunidad de Madrid negocia, sin éxito, con los propietarios de Valcotos la compra de las instalaciones. Ante esta situación, Medio Ambiente ha dado el golpe de mano definitivo: la expropiación.

Según el expediente de expropiación, "el hecho de ser esta finca [Valcotos] el único medio de acceso de entrada al Parque Natural, hace necesario establecer las medidas y actuaciones necesarias para adecuar y regular los accesos, las zonas de aparcamiento y los servicios de información y control para visitantes". Cerca de 125.000 personas pasaron por Peñalara el año pasado y dejaron un rastro inequívoco: "El mantenimiento de las vías tradicionales de senderismo se ve afectado, porque transcurren por terreno privado, pudiendo la propiedad en cualquier momento cerrar el paso al no estar sometidos [los senderos] a un régimen de uso público". El expediente añade que "la circunstancia de ser una finca de propiedad privada imposibilita la restauración y minimización, por parte de la administración del Parque Natural, de los impactos y alteraciones descritas".

Los miles de esquiadores que utilizan la estación cada invierno está dañando al parque, según la Comunidad. "Es especialmente necesario", señala el expediente, "posibilitar la práctica de modalidades deportivas de invierno no agresivas para con el medio natural, que sólo pueden ser abordadas por la administración del parque en caso de disponer de la finca".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los responsables de la Consejería de Medio Ambiente consultados evitaron precisar el costo de la expropiación y opinar sobre esta medida. Los afectados por la expropiación tienen 15 días para presentar las alegaciones oportunas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Vicente G. Olaya

Redactor de EL PAÍS especializado en Arqueología, Patrimonio Cultural e Historia. Ha desarrollado su carrera profesional en Antena 3, RNE, Cadena SER, Onda Madrid y EL PAÍS. Es licenciado en Periodismo por la Universidad CEU-San Pablo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS