Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los impagados siguen multiplicándose

La quiebra conocida ayer viene a ensombrecer más si cabe el panorama económico japonés, cuya economía ha entrado en recesión con todas sus consecuencias. Las deudas producidas por las quiebras empresariales japoneses el pasado mes de agosto sobrepasaron el billón de pesetas, según los datos oficiales. Pero la crisis de bancos y empresas en Japón se remonta a hace dos años. En el año 1997 la suma de las deudas de quiebras de bancos y empresas sumaba 111.269 millones de dólares (unos 16,1 billones de pesetas). Esta cifra suponía un aumento del 75% sobre la cifra del año precedente y encendía todas las luces rojas de una economía enferma. La primera gran quiebra bancaria en el actual declive japonés se produjo el 30 de marzo de 1996 y la presentó el Taiheijo Bank con 660.000 millones de pesetas en depósitos. Esta quiebra se producía muy pocos meses después de que hiciera lo mismo el Hyogo Bank.El el 25 de noviembre de 1997, con la economía japonesa en franca caída, la presentaba el cuarto banco de inversión nipón, el Yamichi Securities que declaró unas deudas en balance de 250.000 millones de pesetas y tras reconocer una pérdidas netas de 192.000 millones de pesetas. El pasado 1 de abril otra entidad financiera de primer orden, Daiichi Corporation, decidió cerrar la empresa y liquidar sus operaciones financieras debido a una deudas de 486.000 millones de pesetas que no podía asumir. Según informó la dirección entonces se decidió presentar quiebra y se iniciaron trámites para liquidar con los cuatros bancos que quedaron también con su balances maltrechos: Yasuda Trust Mitsui Trust, Chuo Trust y Nippon Credit.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de septiembre de 1998