Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berbel subirá los impuestos en el año electoral por debajo de la inflación

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Granada hará una excepción el año próximo, en que se celebrarán elecciones municipales, e incrementará en sólo un 1,2% los tributos, un porcentaje inferior incluso de las expectativas de crecimiento del IPC, cifradas en un 2,1%. La oposición tachó ayer de electoralista el incremento acordado por el equipo de Gabriel Díaz Berbel. "Los ciudadanos van a agradecer sin duda que 1999 sea año electoral pues podrán disfrutar de la demagogia del PP", dijo el portavoz socialista Antonio Cruz. En los tres mandatos anteriores, el incremento fiscal sobrepasó el de la inflación. El edil de Economía y Hacienda, Pedro Revilla, dijo que no es una medida electoral sino fruto del saneamiento económico, de la refinanciación de los créditos con las entidades bancarias, de la venta parcial de la empresa del agua potable y de la depuración de los padrones, que han permitido incrementar los cobros. "Los impuestos subirán por debajo del IPC y, por tanto, lo que estamos haciendo es reducirlos". Cruz explicó que las nuevas ordenanzas fiscales son "electoralistas puesto que no se ha justificado un incremento por debajo de la inflación. Echamos en falta un tratamiento especial a tributos como el IBI, donde un error del Ayuntamiento ha generado un trato desigual entre quienes recurrieron o no recurrieron la errónea valoración del Catastro". Cruz recordó que en los tres últimos mandatos los impuestos subieron en total un 13% frente al 8% del IPC. "Ahora se quiere compensar esta subida con un ahorro que no superará el 0,8% en 1999", agregó. Amelia Romacho (IU) coincidió en que en los tres primeros años "se han producido subidas desorbitadas que no se han justificado con estudios económicos y, en el último año, los impuestos van a aumentar por debajo del IPC también sin justificación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de septiembre de 1998