Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS FINANCIERA MUNDIAL

El Banco Central ruso excluye a 15 entidades de las operaciones de cambios por temor a que desvíen ayudas

El Banco Central ruso cumplió su amenaza y prohibió ayer a 15 bancos comerciales participar en las operaciones del mercado de divisas que, tras la suspensión del lunes, se reanudó ayer con normalidad y registró una mínima recuperación del rublo (1%), que cerró a 16,2 por dólar. Hace cinco semanas estaba a 6,2. La Bolsa subió un 3,8%, aunque con un negocio escaso, de apenas 170 millones de pesetas.La agencia Tass facilitó la información al caer la noche, pero sin identificar a las entidades afectadas. Sólo informó de que se trata de bancos moscovitas, incluyendo ocho "destacados participantes en todos los mercados financieros rusos", seis de los cuales figuran entre "los principales del país". El Banco Central temía que no han entregado una relación detallada de sus cuentas, utilizasen el dinero que se les inyectó el pasado viernes, no para pagar sus deudas, sino para comprar dólares.

La operación rescate de la entidad emisora, que sólo llega hasta los grandes bancos de cuatro regiones rusas, incluirá también la compra de los bonos del Tesoro a corto plazo, cuyo bloqueo, el pasado agosto, amenazaba de bancarrota a numerosas entidades.

Este trato de favor provocó la protesta de la gran banca extranjera, que tiene atrapados más de 1,5 billones de pesetas en estos activos financieros. Hoy está previsto iniciar la negociación para reestructurar esta deuda.

La valoración del nivel de corrupción en 85 países que ayer hizo pública el grupo Transparencia Internacional sitúa a Rusia en el puesto número 76. Ése es probablemente el cáncer que el país debería empezar a tratar si quiere superar esta crisis.

El Tribunal de Cuentas ha facilitado detalles adicionales del escándalo destapado el domingo por el auditor jefe, Veniamín Sokolov, quien declaró a la BBC que buena parte de los fondos de emergencia entregados a Rusia por el FMI se emplearon para fines distintos a los acordados o, simplemente, fueron robados.

Un comunicado del tribunal añadía ayer que el Gobierno ha empleado mal unos 200 millones de pesetas de un préstamo del Banco Mundial. El dinero se utilizó, entre otras cosas, en el servicio de la deuda y la financiación del gasto del Estado en lugar de reestructurara la economía. Por su parte, Yuri Boldírev, vicepresidente del tribunal, declaró a la emisora Eco de Moscú que la auditoría efectuada en el Banco Central ha descubierto graves irregularidades en la etapa del anterior gobernador, Serguéi Dubinin, como sueldos fabulosos e injustificados. "Otras peligrosas tendencias", añadió, "incluyen el expolio del país a través de nuevos préstamos" y el empleo de fondos para inversiones públicas en pagos como uno de 30 millones de pesetas "firmado por un hombre que está lejos de ser un Nobel".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de septiembre de 1998