Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOSEBA BELOKICICLISTA DEL EUSKALTEL-EUSKADI

"Por la calle, me preguntan si tomo EPO"

Ciclismo épico en plena vorágine desmitificadora. Mientras los escándalos relacionados con el dopaje que mancharon la última edición del Tour rebotaban sobre la Vuelta, Joseba Beloki (25 años) perdía el habla y el liderato del Tour del Porvenir en el descenso nevado de un puerto. Mientras el gran público se familiarizaba con términos como subcutáneo, EPO o trampa, el neoprofesional del Euskaltel-Euskadi patinaba (indefenso) allí donde Induráin, Casero o Etxebarria afianzaron el equilibrio de sus carreras deportivas. Señal de que el ciclismo conserva, pese a todo, los ingredientes de su belleza. Pregunta. ¿Qué pasó en el descenso de La Madeleine? Respuesta. Empezó a nevar a falta de cinco kilómetros para la cima. Arriba no había ni público, ni pancarta, ni nada, sólo un camino recién abierto por el quitanieves para que pasáramos. En el descenso, mi compañero Txema del Olmo y yo nos quedamos congelados. Le recuerdo cubierto de nieve. Yo no podía reaccionar, pedalear. Tampoco podía hablar. P. Y Rinero, vencedor final, les pasó como una bala. R. Le habíamos descolgado en la ascensión. Yo vestía el maillot de líder y me veía ganador. Pero cuando nos alcanzó fue terrible, sobre todo desde el punto de vista psicológico, porque le veía marcharse y no podía hacer nada. Nada de nada, porque mi cuerpo no reaccionaba por más que me golpease las piernas con las manos [perdió 17 minutos y finalizó quinto en la general]. P. Ha tenido a su alcance la victoria en una prueba conquistada por Induráin en 1986, Casero (94) y Etxebarria (96). ¿Le consuelo esto? R. Ni eso, ni la victoria de etapa o el maillot de la montaña. El futuro decidirá si estoy al nivel de los que un día ganaron esta prueba, pero me conformo con ser recordado como un simple profesional de la bicicleta. P. Su equipo se plantea contratar, a largo plazo, a corredores extranjeros, decisión que chocaría con el espíritu fundacional del Euskadi: facilitar el salto al profesionalismo de los aficionados vascos dentro de una estructura formada por ciclistas de la tierra. ¿Qué opina al respecto? R. Mientras existan los socios soy partidario de que no se cambie la política actual. Ahora, si éstos acaban por desaparecer y entra un patrocinador muy fuerte, entonces tendríamos que hablar de dinero y el equipo pasaría a ser uno más en el pelotón. En ese caso, manda el dinero. P. Según el testimonio de Alex Zülle, todos los equipos grandes utilizan la eritropoyetina (EPO)para mejorar el rendimiento de sus ciclistas. ¿Se salva su equipo por modesto? R. Desde que saltó el tema del dopaje en el Tour me paran por la calle para preguntarme a ver si tomo EPO. Es la palabra de moda. La gente debería saber que cada corredor es un ser individual y como tal decide si se dopa o no. Los habrá que se dopen, pero muchos otros no lo hacemos. Que unos tomen no significa que todo vayamos hasta las cejas. P. Se impone un trabajo de educación con el gran público. R. Por supuesto. No es lo mismo tomar un producto para mejorar tu rendimiento que tomar un jarabe corriente. El público tiene que entenderlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de septiembre de 1998