Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS FINANCIERA MUNDIAL

Un banquero de la URSS, nuevo presidente del Banco Central de Rusia

Como se había previsto, Borís Yeltsin propuso ayer al veterano Víktor Gueráshchenko como presidente del Banco Central de Rusia, y la Duma Estatal, la Cámara baja del Parlamento, de inmediato aplaudió la elección. Gueráshchenko, que encabezó el Banco Central de la URSS a partir de 1989 y que después siguió al frente del de Rusia hasta octubre de 1994, es un conocido partidario de la intervención del Estado en la economía, como lo es también el nuevo primer ministro, Yevgueni Primakov. Su primera decisión ha sido destituir a todos los miembros del consejo de directores de la entidad. Gueráshchenko ya desechó los planes de crear una caja de conversión al estilo argentino para estabilizar el rublo -"es una idea estúpida para nuestro país", declaró-, y dijo que había que recurrir a una emisión moderada de papel moneda. Si por una emisión moderada Gueráshchenko entiende la que había cuando encabezaba el Gosbank (banco central de la URSS), entonces la inflación continuará inevitablemente.La preocupación del equipo liberal que actuaba en el anterior Gobierno quedó reflejada en la declaración que divulgó ayer el viceprimer ministro en funciones, Borís Fiódorov.

Mientras tanto, el rublo continuó recobrándose ayer, pero la Bolsa de valores de Moscú sufrió una caída del 3,54%. El Banco Central fijó ayer una cotización oficial de la moneda rusa en 11,4281 unidades por dólar para el día de hoy, lo que significa un alza del rublo del 12,66% en comparación con la cotización anterior. Pero esta recuperación del rublo puede terminar próximamente, ahora que ya se sabe quién es el nuevo gobernador.

Mientras tanto, Rusia ha prometido cancelar a tiempo toda la deuda exterior contraída después de la desintegración de la URSS. El país más golpeado por los atrasos en los pagos de la deuda externa es Alemania. El Club de París discutirá con representantes de Moscú el retraso de los pagos rusos en su próxima reunión, que debe celebrarse en la última semana de septiembre. Después de la desintegración de la URSS, Moscú asumió la deuda soviética por unos 90.000 millones de dólares, de los cuales reestructuró en 1994 cerca de 40.000 millones de deudas al Club de París y en 1997 33.000 millones al Club de Londres. La deuda acumulada por el Kremlin a partir de 1992 alcanza a 51.000 millones de dólares según la agencia Fitch IBCA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de septiembre de 1998