Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iberia y los pilotos se cruzan acusaciones sobre la ruptura de las negociaciones del convenio colectivo

Iberia y los pilotos del SEPLA han vuelto a romper las negociaciones del VI Convenio Colectivo. Ambas partes se acusan mutuamente de esta ruptura. Según la empresa, los pilotos quieren aumentar sus retribuciones un 18%, mientras éstos sostienen que Iberia no tiene ninguna intención de firmar "porque está en manos de sus socios British Airways y American Airlines". Iberia dice, además, que la actitud del SEPLA supone "poner en peligro la competitividad, ya que de forma inmediata se tendrá que recortar el 20% del programa de vuelos de largo recorrido".

Nuevo capítulo en el largo serial de enfrentamientos entre Iberia y el sindicato de pilotos SEPLA. El director general de Iberia, Ángel Mullor, acusó abiertamente al sindicato de "romper unilateralmente las negociaciones, que duraban 18 meses y cuando parecía que se iba a llegar a un acuerdo". Mullor dijo que el SEPLA pide una subida en sus retribuciones por todos los conceptos del 18% para 1999, y que pretenden consolidarla indefinidamente en sus ingresos. La petición supone un desembolso de 5.764 millones. "La empresa les ha llegado a ofrecer el 9,5% de subida, lo que supone una consolidación de 3.689 millones de pesetas anuales", recalcó.Por su parte, el SEPLA señaló en un comunicado que, tras seis meses de negociación, la empresa ha roto la negociación cuando no existían diferencias económicas y laborales. A su juicio, esta ruptura se debe a que no existe la intención de firmar ningún acuerdo por los actuales gestores, que se encuentran en un proceso de negociación con British Airways y American Airlines. La dirección de Iberia entiende que el SEPLA, cuya sección sindical se renovó el pasado mes de julio, vuelve a su "táctica dilatoria" para presionar a la empresa. El próximo 1 de enero finaliza el Plan de Productividad vigente por tres años y eso supone nuevos objetivos que el colectivo no quiere afrontar, según la empresa.

Los pilotos, por su parte, denuncian que la empresa está diseñada para que en el futuro se contraten tripulaciones y aviones ajenos para convertir a Iberia en una compañía de cobertura regional. La primera consecuencia de la falta de pilotos, según el SEPLA, es la reducción de 109 vuelos nacionales a Galicia, Comunidad Valenciana o Canarias.

A este punto, la empresa contesta que es significativo que en los últimos dos años se hayan incorporado a Iberia más de 170 pilotos y que en la actualidad hay más de 130 a la espera de que el sindicato admita los diferentes niveles de entrada para nuevas contrataciones. El jefe de la sección sindical de Iberia en el SEPLA, Juan Juan José Arroyo, señaló ayer que "precisamente hay que defender que estos pilotos no entren en las condiciones que dicte la empresa".

Arroyo recalcó que los pilotos han reclamado una subida idéntica al IPC para 1997 y 1998 y calificó de falsos los cálculos de Mullor sobre la exigencia salarial de los pilotos. Y descartó por ahora medidas de presión sobre el servicio, aunque advirtió que "todo tiene un límite".

Iberia ha logrado hasta final de agosto un beneficio bruto de 29.723 millones de pesetas, lo que supone un aumento del 123% sobre el mismo periodo del año anterior.

Por otra parte, el vicepresidente del Gobierno de Canarias, Lorenzo Olarte, anunció ayer su deseo de interponer un recurso ante el Tribunal de Defensa de la Competencia contra Iberia a raíz de la supresión de 76 vuelos a las islas ordenada por la compañía aérea, informa Ana Santana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de septiembre de 1998

Más información

  • La compañía asegura que el SEPLA pide un aumento de sus retribuciones del 18%