Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un anciano muere ahogado en una riada en el Maresme

Andrés Ocaña Gómez, vecino de Barcelona y de 87 años de edad, murió ayer ahogado al ser arrastrado su vehículo por una riada en Sant Vicenç de Montalt (Maresme). Hacia las seis de la tarde, la víctima, que pasaba las vacaciones en Caldes d"Estrac, intentaba retirar el coche, estacionado en la riera del Gorg, cuando una ola de grandes dimensiones arrastró el vehículo hasta que quedó encajado bajo un puente. Los bomberos y efectivos de la Policía Local consiguieron recuperar el cuerpo aún con vida, pero el hombre falleció minutos después. El servicio de urgencias médicas intentó reanimarle sin éxito. Los bomberos explicaron que el núcleo de la tormenta se localizó en los municipios de Sant Vicenç de Montalt, Caldes d"Estrac, Arenys de Mar y Arenys de Munt, aunque también llovió en otras localidades del Maresme. Se registraron 40 litros por metro cuadrado en esos cuatro municipios, y 24 de esos litros cayeron en 10 minutos. El Instituto Nacional de Meteorología preveía que la tormenta descargaría sobre el mar, por lo que no se activaron los planes de emergencia, según informaron los bomberos. Se alertó a los municipios del sur del Maresme y algunas localidades del Barcelonès cuando la fuerte lluvia empezó a caer en la zona más afectada. Los bomberos tuvieron que achicar agua de numerosos bajos y subterráneos de Sant Vicenç de Montalt, Caldes d"Estrac, Arenys de Mar y Arenys de Munt.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de agosto de 1998