Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un pueblo "móvil-izado"

El alcalde de Rozas de Puerto Real (319 vecinos), Miguel Ángel Bohuabén, del PP, tiene un grave problema con los teléfonos móviles, a pesar de que en las tierras de su madre se ubicará el único repetidor del pueblo. En la localidad se han recogido ya 450 firmas para que Telefónica no instale una antena para móviles en la parcela de su familia. El vecindario acusa al regidor de abuso de autoridad. "El pueblo está rodeado de fincas públicas. Pero, qué casualidad, Telefónica ha alquilado por un buen dinero la finca del alcalde, que está en un hoyo. Es una sinvergonzonería", dice Marino Navidad, edil independiente de la oposición.Rozas es un pequeño pueblo del suroeste envuelto por bosques de roble, castaño y pino y una enorme polémica. La mayoría de sus vecinos y veraneantes, a la vista de las firmas recogidas, consideran que el regidor ha abusado de su cargo para conseguir que la antena se instale en sus tierras. De hecho, se recogen firmas para que se paralicen los trabajos y se pegan anónimos por las calles, que son retirados rápidamente por los familiares del regidor.

El vecindario especula con que Telefónica habría pagado entre dos y tres millones de pesetas a la madre del regidor y que le abonaría otras 60.000 pesetas mensuales por el alquiler.

El alcalde negó ayer tajantemente estos extremos: "El alquiler es mucho menor de lo que se dice. Daría cualquier cosa por poder quitar la antena. Lo que mi madre está sufriendo y el daño que nos hacen no se paga con nada", señaló dolido.

Poca cobertura

Bohuabén continuó: "Telefónica nos dijo hace meses que iba a instalar un repetidor en el pueblo porque aquí los móviles tenían poca cobertura. Les propuse ponerlo en un par de montes públicos. Pero lo rechazaron todos. Sus técnicos preferían la zona del depósito [otro monte público]. Pero cuando les recordé que esas tierras eran del Canal, se negaron a levantar allí la antena. Dijeron que preferían terrenos privados. Y eligieron la parcela de mi madre [unos 30 metros monte abajo y próxima al casco urbano]".Un portavoz de Telefónica ratificó ayer la versión del regidor. "El Ayuntamiento nos propuso varios montes para la estación. Pero nuestros técnicos determinaron finalmente que el lugar adecuado para instalar la antena era un terreno privado que era precisamente el del alcalde. Se dio esa casualidad", indicaron. No obstante, Telefónica rehusó dar a conocer la cantidad que abonará por el alquiler del terreno. "Eso es un contrato privado y no se puede hacer público", señaló un portavoz. El pasado 24 de julio, según las actas municipales, el pleno aprobó por unanimidad instalar la antena en la calle de las Aguas, donde se encuentra la finca de los Bohuabén. "Todo el pleno lo aprobó. Nadie puso una pega. Y ahora recogen firmas contra mí porque dicen que he abusado de mi cargo", se quejó el regidor.

Marino Navidad replica que el pleno aprobó poner la antena en la calle de las Aguas, "pero allí no está sólo la parcela del alcalde; hay muchas más, incluidas las municipales". Víctor Romero, juez de paz de Rozas, cree que el alcalde ha cometido "abuso de autoridad" y "tráfico de influencias". "Este pueblo necesita dinero. El alcalde no tiene derecho a que el dinero de Telefónica vaya a su familia, cuando hay terrenos públicos de sobra y más altos y despejados".

El alcalde considera que la polémica es sólo una operación política, "porque las elecciones están muy cerca". "No tengo nada que ocultar. Si así fuera, hubiera concedido el permiso de obras en septiembre, cuando en este pueblo no queda nadie, y no ahora, que está lleno de veraneantes, que firman cosas que ignoran", aseguró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de agosto de 1998