Tribuna:GENTE EN VERANO
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El rey marinero y el príncipe "sexy"

Juan Carlos I de España y 13º en Cascais. En esa posición acabó ayer el Rey la primera etapa del trofeo de vela que lleva su nombre. Eso sí, terminó a la cabeza de los cinco españoles que participan en la competición. Como debe ser.Ya había avisado el propio Monarca antes de la prueba que no figuraba entre los favoritos. El Rey ha ido a Portugal a reencontrarse con su pasado. Reside estos días en la quinta de Santa Marta, propiedad de unos amigos de la infancia, la familia de banqueros Espírito Santo, navega en las aguas donde dio sus primeras lecciones de vela y ha recuperado un tipo de embarcación (de la clase dragón, con una eslora de nueve metros) que no utilizaba desde los Juegos Olímpicos de Berlín de 1972. Para completar el álbum de añoranzas, el Rey ha visitado Villa Giralda, la residencia de su padre en Estoril. En el III Trofeo Juan Carlos I participan hasta el viernes 78 embarcaciones de 14 países, cuenta Javier García. Don Juan Carlos integra la tripulación del Danish Blue con Richard Hoj-Jensen e Ib Anderson. Mientras el Rey estaba en el agua, de Mallorca llegaban buenas noticias para su futuro yate, que se construye con donaciones de particulares. Klaus Graf, uno de los primeros inversores alemanes en la isla, ha entregado 100 millones a la fundación que construye el nuevo Fortuna y se suma a la iniciativa impulsada por grandes hoteleros insulares, financieros, bancos y cajas locales, así como por algunas instituciones públicas, que ya depositaron semejante aportación (10 millones en efectivo y 10 pagarés por idéntica cantidad). En total deben reunir 3.000 millones, informa Andreu Manresa. Julio Iglesias tampoco abandona la orilla del mar, aunque está dispuesto a cambiar de país. El cantante se está construyendo una mansión en la República Dominicana, para lo cual no ha dudado en deforestar una parcela boscosa de 50.000 metros cuadrados, según se aprecia en la foto aérea que publica esta semana la revista Sorpresa. Julio, que se baña en el mar "todos los días" prefiere hacerlo en "agua caliente", confiesa. Su nuevo hogar, compuesto por la mansión principal y varias casas para visitas y servicio, playa privada y embarcadero, estará acabado en otoño para que lo conozca su quinto hijo, que viene en camino. "Voy a pasar aquí muchos años de mi vida", anunció Julio en la isla, a donde acude con asiduidad para seguir las obras, según Miguel Ángel Ordoñez.

El que ha decidido huir del mar es el candidato socialista a la presidencia del Gobierno, Josep Borrell, que dejó Almería y desde hace tres días se dedica a trepar por los riscos pirenaicos, cuenta Concha Monserrat. El lunes por la noche Borrell, que veranea en Taüll (Lleida), telefoneó a su amigo y vecino del valle Marcelino Iglesias, candidato socialista a la presidencia de Aragón, para avisarle de que pasaría a cenar por su casa. Allí, al ver el huerto, le entró un antojo: "Me gustaría tanto cenar unas judías verdes con cebolla y coliflor...". Dicho y hecho. Concha Ricou, madre de Iglesias, se afanó en recoger la verdura y una hora después de expresado el capricho el guiso estaba listo. Es, sin duda, un plato más natural que el que comercializa estos días el restaurante Le Basilic, en la Alta Saboya francesa: piccata de ternera con salsa a la Viagra. La tal Viagra no es una nueva verdura transgénica. La salsa se elabora con una píldora del medicamento milagroso a razón de 50 miligramos por cada cinco comensales. El menú completo cuesta 4.500 pesetas.

Hay quien sólo piensa en remedios artificiales sin sospechar que el organismo masculino tiene una sustancia, la androstadienona, que emite un olor que al ser aspirado por las mujeres hace que se pongan de buen humor. Lo afirma un estudio realizado por la Universidad de Chicago. A Sarah Ferguson, duquesa de York, quien le pone de buen talante, a decir del Daily Mail, es un conde italiano divorciado, Gaddo de la Gherardesca, once años mayor que ella, en cuya lujosa mansión de Toscana pasa las vacaciones. Aunque para aristócrata con encanto, el ex sobrino político de Sarah, el príncipe Guillermo de Inglaterra, que ha sido elegido como el hombre más sexy del país por los jóvenes británicos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS