El rublo pierde un 7% frente al dólar tras las medidas del Gobierno ruso

El rublo continuó bajando en el mercado de divisas, que cerró ayer con el dólar a 6,88 rublos, lo que significa una depreciación de casi el 7% respecto a la cotización oficial del día anterior. Las casas de cambio continuaban vendiendo dólares a un precio mucho mayor, pero el ligero pánico del lunes se había transformado ayer en relativa calma. En Moscú, a excepción de la zona céntrica, no había colas y la población no se apresuraba a cerrar sus cuentas en los bancos. La Bolsa acogió peor las medidas anunciadas el día anterior por el Gobierno y ayer registró un descenso del 9,01%.

Más información

El Gobierno ruso interpretó esa tranquilidad como un respaldo a las medidas tomadas, pues significa que el sistema bancario por el momento no está en peligro de inminente colapso. Cosa que podría suceder si el pánico se extiende y la gente comienza a retirar sus depósitos, de unos 3,75 billones de pesetas. El dólar, en las casas de cambio que no están en la zona estrictamente céntrica, se vendía ayer entre 7,2 y 8,5 rublos por unidad, como pudo comprobar este corresponsal en la decena de oficinas que recorrió ayer por la mañana. En algunas, el precio de la moneda norteamericana había descendido sustancialmente: así, en la calle Barklái, en el oeste de la capital, una oficina vendía ayer el dólar a 7,2 rublos, mientras que el lunes lo había hecho a 9,5. Verdad es que este último precio lo seguían pidiendo algunas casas de las calles céntricas moscovitas. Pero la diferencia entre la compra y la venta seguía siendo muy grande y oscilaba entre uno y tres rublos, muestra de que los bancos sacan provecho de la situación.

Mientras tanto, Rusia explicó ayer el significado de la suspensión por 90 días de los pagos a no residentes, especificando que la restricción no se extiende a las obligaciones del Gobierno federal, del Ministerio de Finanzas, del Banco Central ni de las regiones cuando se trata de bonos extranjeros, como tampoco a las del Vneshekonombak en lo que se refiere al servicio de la deuda exterior. El Banco Central aseguró también que las restricciones introducidas el lunes no se aplican a las operaciones de los residentes, incluidas las transferencia al extranjero de los intereses y dividendos sobre inversiones extranjeras en Rusia. Señal de la relativa tranquilidad que reinaba ayer en Rusia es también la decisión del presidente Borís Yeltsin de continuar sus vacaciones en la residencia de Rus, en Zavídovo, localidad ubicada a unos 100 kilómetros de Moscú. El primer ministro, Serguéi Kiriyenko, y el gobernador del Banco Central, Serguéi Dubinin, presentaron sus dimisiones el domingo pasado a Yeltsin, pero éste las rechazó. En cambio, aceptó la renuncia de su asesor económico, Alexandr Livshits.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción