Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide la inhabilitación del alcalde de Rota por presunta prevaricación

La Audiencia de Cádiz ha admitido a trámite la causa interpuesta contra el alcalde de Rota, Felipe Benítez Ruiz-Mateos (PP), por un presunto delito de prevaricación por el que el fiscal pide siete años de inhabilitación para ejercer cargo público y el pago de las costas del proceso. La acusación se produce tras la denuncia de un vecino de Rota quien afirma que, el alcalde ordenó, hace ahora 10 años, el derribo de una valla de su propiedad para favorecer a la inmobiliaria Consgardi.

La orden de derribo fue autorizada por Felipe Benítez a pesar del informe negativo del secretario del Ayuntamiento. La acción fue también ejecutada con la autorización del concejal Juan Reales, ahora en el grupo mixto, para el que el fiscal pide igual pena. Si bien, inicialmente, el procedimiento fue sobreseído por el juzgado roteño, ahora la Audiencia Provincial ha aceptado el recurso presentado por la otra parte. El alcalde se ampara en una interpretación de la ley, según la cual la franja de suelo que comprende los cuatro primeros metros de ancho desde la línea litoral deben ser considerados de derecho público. A pesar de ello los vecinos demandantes construyeron la valla en su día, en 1978, con la reglamentaria licencia municipal, que validaba la construcción. En aquel momento, según el alcalde, la zona se encontraba "indecorosa por falta de conservación de la propiedad privada", por lo que se inició el trámite de demolición que quedó paralizado ante la demanda legal de los propietarios. No obstante, tres años después el alcalde reabrió el expediente, ordenando al delegado de Urbanismo, Juan Reales, la ejecución de la obra, a pesar de los informes contrarios de los asesores municipales. Una vez conocida la petición del fiscal, el alcalde roteño se mostró ayer "completamente tranquilo", al considerar que independientemente de los procedimientos legales él actuó "con justicia". Felipe Benítez, ha anunciado su intención de expropiar los viales. Respecto a la posibilidad de que quede inhabilitado para ejercer cargo público, Felipe Benítez aseguró ayer: "Me da igual, porque después de 13 años de mandato no pienso presentarme a la reelección". El edil hizo una advertencia similar en la pasada convocatoria de elecciones municipales, rectificando a última hora "llevado", dijo, por las circunstancias".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de agosto de 1998

Más información

  • Un ex edil de su equipo se enfrenta a la misma petición de condena