Zaplana, dispuesto a luchar por los fondos europeos del Objetivo 2

El presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, interrumpió ayer sus vacaciones estivales para reunirse con los consejeros de su partido y empezar a preparar los presupuestos de la Generalitat para 1999. Zaplana reconoció que la Comunidad Valenciana tendrá dificultades para mantener los fondos europeos como región Objetivo 1, pero afirmó que, si no lo consigue, luchará para conseguir las máximas inversiones como región Objetivo 2.

El presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, está empeñado en que la Comunidad Valenciana no pierda su condición de región pobre -como se considera a aquellas cuya renta per cápita está por debajo del 75% de la media de la Unión Europea-. El presidente se reunió ayer con los consejeros de su partido en el Centro de Desarrollo Turístico de Benidorm y debatió con ellos los presupuestos del próximo ejercicio. Al término de la sesión matinal, Zaplana señaló que está "luchando" en Bruselas para que la Comunidad Valenciana siga como Objetivo 1, lo que supone una inversión procedente de los fondos estructurales europeos de 130.000 millones al año. Un reciente estudio de la agencia turística europea, Eurostat, señalaba a España como el cuarto país -tras Grecia, Italia y Bélgica- en el que se maneja un mayor volumen de dinero negro. Para Eurostat, ello implica que los indicadores económicos de estos países deben ser examinados con lupa. La Comisión Europea, responsable de los fondos estructurales y fuertemente inclinada hacia el ahorro de cara a la unión monetaria, considera la economía sumergida como un problema grave. Zaplana reiteró que sus gestiones en Bruselas persiguen el mantenimiento de la Comunidad Valenciana como una región pobre, algo que se contradice con afirmaciones como la que hizo ayer: "En creación de empleo, crecemos por encima de la media nacional y, como ésta crece a su vez por encima de la europea, la Comunidad Valenciana también lo hace", manifestó. No obstante, Zaplana reconoció la posibilidad de que el País Valenciano deba despedirse el año que viene de los 130.000 millones que supone la ayuda europea, ya que señaló: "Si no conseguimos continuar como Objetivo 1, intentaré conseguir las máximas inversiones posibles como Objetivo 2". La discusión sobre la asignación de presupuestos centró la jornada. Pese a que el presidente eludió referirse a partidas presupuestarias concretas, señaló que seguirán una línea "continuista", lo que para Zaplana se traduce en reducción del gasto como medida para combatir el déficit. Sin embargo, la asunción de competencias como las que ahora cubre el INEM o en materia de puertos obligará a introducir modificaciones. El presidente destacó que los próximos presupuestos tendrán una fuerte carga social. La sanidad, la educación, las ayudas a la vivienda, la promoción del empleo estable y la inserción laboral de los colectivos con mayores dificultades para ello son algunas de las líneas presupuestarias que potenciará la Generalitat.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción