Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL MÉDICO EN CASA

La picadura del escorpión no es mortal

Estos animales, fácilmente identificables por su cuerpo robusto, cuatro pares de patas, fuertes pinzas y abdomen terminado en un aguijón venenoso, están representados en la comunidad andaluza por dos únicas especies: el escorpión amarillento, y el escorpión negro, más pequeño, y de color pardo-negruzco, y más raro de encontrar. El primero de ellos habita en lugares secos y pedregosos y es de hábitos nocturnos; durante el día se le localiza debajo de las piedras. En cambio el escorpión negro es más típico de zonas húmedas, y puede encontrársele a campo abierto durante el día. Normalmente, los encuentros y contactos con estos invertebrados son raros y se producen al levantar las piedras o al manipular sus escondrijos. En estos casos pueden reaccionar defensivamente clavándonos su aguijón e inyectándonos su veneno. La picadura del escorpión es muy dolorosa y produce efectos patológicos, pero no es mortal. El escorpión negro es menos agresivo que el amarillo, y su picadura apenas tiene efectos. Los síntomas, además del fuerte dolor que produce la picadura, son el enrojecimiento y ennegrecimiento de la piel. Puede que, en algunos casos, se produzcan convulsiones; y muy, muy excepcionalmente, personas alérgicas a este veneno, sufran colapso. En cuanto a los cuidados inmediatos que requieren aquellas personas que hayan sufrido una picadura de escorpión, lo primero es lavarle la herida con agua oxigenada, o con una solución de permanganato; no aplicar nunca alcohol ni amoniaco. Y para prevenir reacciones de tipo local, aplicar un antiestamínico. También es bueno limpiar la parte afectada con un antiséptico, pero, a ser posible, que no esté coloreado. Pero, al margen de estas primeras curas, lo más aconsejable es trasladar a la persona que ha sufrido la picadura a un centro sanitario; sobre todo si el afectado es un niño de corta edad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de julio de 1998