Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arden más de 100.000 hectáreas de bosques rusos a causa del calor

La escasez de medios dificulta las labores de extinción

Extensas zonas de la región del Extremo Oriente de Rusia son presa de incendios forestales, según anunció ayer el Ministerio de Situaciones de Emergencia. Más de 100.000 hectáreas de bosques están ardiendo a causa del verano extremadamente seco y caluroso. Las autoridades están haciendo todo lo posible para contener el avance de las llamas, pero no cuentan con medios suficientes para luchar contra ellas.

Ciento cincuenta y tres incendios azotan las provincias de Jabárovsk, Kamchatka y Sajalín, siendo la primera la más afectada. Los 110 incendios forestales que se han declarado en Jabárovsk afectan a más de 72.000 hectáreas de taiga, esa selva de coníferas que se extiende entre la tundra y la estepa y cubre gran parte de Siberia y del Extremo Oriente rusos.La situación continúa empeorando en el interior de la taiga, de difícil acceso, donde en las últimas 24 horas han estallado otros 45 incendios que cubren un aérea de 8.600 hectáreas.

Las autoridades han reaccionado a estos nuevos focos con la declaración del estado de emergencia en la provincia.

Los medios con que cuentan los bomberos son escasos. Así, los 1.000 hombres que la semana pasada luchaban contra las decenas de miles de hectáreas en llamas tenían sólo 10 helicópteros y 2 aviones a su disposición. A ello se une la dificultad para acceder a algunas zonas afectadas.

El trabajo de los efectivos se veía obstaculizado por el espeso humo que cubría una serie de localidades y que incluso había llegado a la ciudad de Jabárovsk, capital de la provincia homónima.

Fenómeno frecuente

Verdad es que los incendios forestales son algo común históricamente en estas amplias zonas durante los meses de verano, y hay incluso algunos especialistas que consideran que éstos son fenómenos naturales y positivos como una forma que usa la naturaleza para regenerarse. Sin embargo, siguen siendo mayoría los que piensan que los incendios forestales causan daños irreparables.En primer lugar, las llamas consumen gran cantidad de árboles que se utilizan en la industria maderera. De la misma manera empeoran la composición de los bosques; los incendios, además, contribuyen a que se extiendan los insectos dañinos y los hongos que destruyen la madera.

Mientras tanto, mucho más hacia el oeste, en la provincia de Volgogrado, las llamas también están causando un auténtico desastre. Más de 9.000 hectáreas de bosques ya han sido reducidas a cenizas.

La policía, los bomberos, empleados forestales y voluntarios patrullan las 24 horas del día los caminos para impedir que la gente ingrese en las áreas amenazadas por los incendios. El riesgo existe ya que la recolección de bayas silvestres y setas durante los meses de verano es un verdadero deporte nacional en Rusia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de julio de 1998