Calatrava reduce a la mitad el coste de su último puente para Valencia

Santiago Calatrava ha tenido que volver a proyectar el puente de la Torre Mirador, cercano a la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, por su excesivo coste. Así lo admitió ayer tras reunirse con el presidente del Consell, Eduardo Zaplana. El nuevo puente costará "un 50% menos" y ya está sobre la mesa de la Generalitat, que fue la que le instó a abaratarlo. Calatrava eludió polémicas. Alabó el "esfuerzo" del Consell en la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

Poco después del mediodía de ayer el arquitecto valenciano Santiago Calatrava lanzó desde el Palau de la Generalitat un alud de alabanzas a Eduardo Zaplana. Por su "apoyo y esfuerzo" a su proyecto de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Una obra sobre la cual algunas voces han denunciado el retraso que sufre respecto a los plazos previstos. Pero estas acusaciones que han hecho algunos partidos de la oposición al Partido Popular fueron rechazadas por su autor, que considera crucial la Ciudad de las Artes y las Ciencias para el desarrollo de la ciudad de cara al siglo XXI. Tras el encuentro con Zaplana negó ayer Calatrava cualquier retraso y alabó además "el esfuerzo" de las empresas que participan en el proyecto. Mensaje recibido Pero acto seguido reconoció que había entendido "el mensaje" de la Generalitat sobre el excesivo coste del puente de la Torre Mirador de Valencia y se había puesto a trabajar, ya hace meses, en un nuevo proyecto, más barato, que ya está sobre la mesa del Consell. En todo caso, el coste del puente se ha ido reduciendo igual que un globo pinchado. Si primero debía costar unos 3.000 millones, ahora sólo va a suponer la mitad de lo presupuestado inicialmente. "Ya tenemos un nuevo proyecto que permite una reducción de costes de un 50%", manifestó Calatrava, siempre en un tono amable y sonriente. Tras esta reducción el puente costará finalmente "alrededor de 1.500 millones de pesetas, aunque tendrá mayor anchura porque se ha diseñado un carril para autobuses que ha exigido el departamento de Tráfico del Ayuntamiento de Valencia", agregó en un tono afable y conciliador, sin querer entrar en ningún caso en polémicas ni con el Consell ni con el Ayuntamiento. Según Santiago Calatrava, el puente "sigue teniendo el carácter de hito que tenía, ya que la torre mirador sigue existiendo, de manera que prácticamente hablamos del mismo puente. Sólo se han reestudiado los términos arquitectónicos y estáticos del puente para hacerlo más ligero y económico". Calatrava se refirió ayer a los "importantísimos" cambios que está sufriendo la ciudad en los últimos años. Pero de forma sutil eludió pronunciarse sobre el nuevo Palacio de Congresos del británico Norman Foster, la última gran obra que se ha abierto al público en la ciudad y que inauguraron los Reyes de España el pasado 2 de julio. "No, no lo he visitado. Como ustedes saben yo soy más asiduo a zonas del centro de la ciudad y a zonas próximas al cauce del río y por esa zona no me he acercado. Por eso no puedo valorarlo", dijo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS