Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide 40 años para un joven acusado de matar a su padre y a su hermano

El fiscal pedirá mañana 40 años de prisión para un joven acusado de matar a su padre y a un hermano deficiente mental a golpes de martillo y a cuchilladas, tras intentar asfixiarlos colocándoles una bolsa en la cabeza. Un jurado popular se encargará en la Audiencia de Sevilla de dictaminar si Francisco Javier B. C. es culpable del doble crimen.

El acusado, de 36 años, era el único sostén de la familia, compuesta por su anciano padre, de 77 años, y su hermano mayor, deficiente mental. El fiscal sostiene que el 21 de agosto pasado Francisco Javier volvió a su casa en la calle General Ollero para llevar a puerto la decisión de aniquilarse a él y a su familia. Primero les suministró presuntamente un vaso de leche con tranquilizantes y les colocó una bolsa en la cabeza. La resistencia que ofrecieron padre y hermano lo llevó a desistir. Luego, según el fiscal, tomó un martillo y golpeó la cabeza de su hermano. No logró matarlo tampoco por lo que le clavó un cuchillo en el corazón. Lo mismo hizo con su padre. Francisco Javier permaneció tres días en la casa con los cadáveres. El 24 de agosto llamó a la policía a la que se limitó a decirle: "He matado a mi padre y a mi hermano". Se tomó dos sedantes, se metió en la bañera con agua caliente y se cortó las venas. El fiscal pedirá para el acusado 20 años de presidio por cada asesinato, al entender que cuando los perpetró no estaba bajo los efectos de ningún transtorno mental. En cambio, su abogado defensor, Enrique Pérez Perea, sostiene que Francisco Javier estaba "trastornado sobremanera por la situación socio-familiar que venía padeciendo durante toda su vida y decidió que no merecía la pena seguir viviendo así", informa Efe. Por ello, pide cinco años de prisión por cada asesinato, por considerar que su defendido padecía un "grave trastorno" por la "tensión y estrés crónicos acumulados", ya que desde la muerte de su madre había dejado los estudios y se había dedicado por entero a su padre alcohólico y a su hermano deficiente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de julio de 1998