Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:SANFERMINES 98

Allez la France!

Mucho se tienen que torcer las cosas para que esta noche no triunfemos. Saldremos a ganar, podemos hacerlo, y animaremos a Francia con la moral del alcoyano: Allez la France! Animaremos hasta desfallecer. No en vano es Francia la histórica tierra de asilo que se rindió al poderío de nuestro talento más universal: ¿Don Francisco José de Goya y Lucientes?; ¡pero qué dice usted!, allez Induráin! Además, un hito tan revolucionario en los anales de la comunicación como que Le Monde haya encartado en sus páginas un cuadernillo enterito de fútbol, bien merece alguna recompensa. Sin embargo, a nadie se le oculta que la empresa no está libre de escollos. Con la banda de las tres erres (Ronaldo, Rivaldo y Roberto Carlos) pasa lo que con el ganado sanferminero: que ni da juego ni se humilla. Mas no importa: Allez la France, mal que pierda! Francia, como es costumbre en los fines de semana sanfermineros, habita entre nosotros. No en vano tantas plazas navarras, incluida Pamplona, tienen relaciones de jumelage con poblaciones de l"autre côté. Los franceses han descubierto en San Fermín que no es verdad el tópico según el que "España no perdona", en particular a Napoleón. España perdona (que se lo pregunten a Clemente, el hermano e igual del dimisionario Rodríguez, todavía no dimitido), al menos en San Fermín. Franceses a miles que, junto a miles y miles de bilbaínos, montañeses y demás representantes del litoral cantábrico han triplicado la población flotante de la capital navarra. En el fin de semana sanferminero, más que andar se flota en un baño alucinatorio de multitudes ebrias. El fin de semana es una mezcla de picnic musical (el éxito que no acaba de tener en Lleida el Doctor Music Festival) y de terraza playera abarrotada al amanecer. Todo el mundo perdona los pisotones, y si Francia pierde se lo perdonaremos como al grito de Allez, allez!, allez Poupou!

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de julio de 1998