Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BARÓMETRO DE VERANO

PP y PSOE mantienen la situación de empate técnico

Los populares aventajan a los socialistas en un 1,4% en intención directa de voto y ambos descienden en sus apoyos

El Partido Popular aventaja al PSOE en algo más de un punto (22,7% frente al 21,3%) en intención directa de voto, es decir, la que manifiestan expresamente los encuestados, según el Barómetro de verano de Demoscopia para EL PAÍS, lo que supone un situación de empate técnico entre los principales partidos políticos de ámbito nacional. Esta es la principal conclusión de esta radiografía trimestral que detecta, además, un serio deterioro en la percepción de la situación política y los valores más altos para la situación económica. El llamado 'efecto Borrell', surgido tras las primarias socialistas, parece sufrir un frenazo respecto al entusiasmo que detectó el Barómetro de mayo pasado.

En el Barómetro de verano, el PP aventaja al PSOE en 1,4 puntos (22,7% frente al 21,3%) en la intención de voto que de manera expresa manifiestan los encuestados y que es la única que recogen estas encuestas trimestrales. Ambos partidos ven reducido el apoyo expreso, que el trimestre pasado era de un 24,8% para el PSOE y de un 23,3% para el PP.A juicio de los responsables del sondeo, populares y socialistas se presentan en situación de estrecha paridad, que determinados acontecimientos parecen romper de forma leve y momentánea a favor de uno u otro, tal y como ocurrió hace tres meses con la elección de José Borrell como candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno. En los dos años transcurridos desde las elecciones generales de 1996, ni PP ni PSOE parecen haber consolidado, de forma duradera y clara, una expresión mayoritaria de votos potenciales a su favor. La distancia que ahora señala el sondeo es prácticamente idéntica a la que se registró en el voto efectivo sobre censo en marzo de 1996.

El "efecto Borrell"

Sin embargo, un 54% de los españoles piensan que si mañana hubiese elecciones las ganaría el PP frente a un 27% que sitúa al PSOE como triunfador.La irrupción de Borrell en la escena política como candidato de su partido ofrece en este Barómetro signos de que se ha desinflado el efecto del primer momento. Un 38% de los ciudadanos piensan que su nombre puede aumentar las posibilidades de victoria de los socialistas, pero en el Barómetro de primavera era un 43% el que le adjudicaba ese tirón. Además, un 10% pensaba entonces que empeoraba las perspectivas de su partido y ahora es un 15% quien lo afirma.

Incluso en la valoración de líderes, Borrell baja del 5 al 4,8, mientras el presidente del Gobierno, José María Aznar, sube del 4,9 al 5.

Izquierda Unida muestra un repunte, en intención directa de voto, respecto al trimestre pasado y se sitúa en el 5,2 en intención directa de voto, mientras CiU baja del 3,7 al 2,3.

Entre los ministros, el del Interior, Jaime Mayor Oreja, sigue encabezando la lista en las preferencias ciudadanas con un 5,8 y un ligero descenso respecto al 6 del trimestre anterior. Rodrigo Rato, responsable de economía, le sigue con un 5,3, y a continuación va Abel Matutes, de Exteriores, con un 5,1. Los tres ministros, por encima de Aznar. El último lugar en la valoración ciudadana sigue siendo para el vicepresidente primero, Francisco Álvarez Cascos, con un 4. Incluso ministros de imagen tan deteriorada por acontecimientos muy recientes como el de Fomento, Rafael Arias Salgado, o la de Medio Ambiente, Isabel Tocino, le superan con un 4,2 y un 4,1, respectivamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de julio de 1998