Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Twin Peaks: fuego, camina conmigo

23.15 / Intriga / Canal +

Estados Unidos, 1992. Director: David Lynch. Intérpretes: Sheryl Lee, Moira Kelly, David Bowie, Chris Isaak. Mientras Lynch bucea, los especta dores tragan agua. El director de la serie de culto que más ha hecho por el fomento entusiasta del desconcierto resarce a sus seguidores de una de las más graves injusticias cometidas en Twin Peaks. De Laura Palmer sólo se sabía que era un cadáver exquisito. Aquí, a modo de precuela, se narran los tiempos que precedieron al luctuoso acontecimiento que dejó a la actriz Sheryl Lee más tiesecita que la mojama. Por lo demás, todo discurre por donde siempre: los mismos personajes, idénticos desfases y, por supuesto, un empacho de símbolos dignos de una tesis doctoral. Una sugerencia para el título: Lynch y el fruncimiento del ceño en periodo de concentración máxima.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de julio de 1998