Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Félix Elejalde analiza el pasado y el futuro del barrio de Loyola

El autor Félix Elejalde Aldama deja en su última obra Behin batean Loiolan (Una vez en Loyola) el testimonio histórico de un barrio donostiarra cuyos avatares no pueden desligarse del río que discurre por él. Investiga el pasado, el presente y el futuro del barrio a través de 23 capítulos. La obra está editada por el Ayuntamiento de San Sebastián y la Fundación Kutxa. Elejalde presentó ayer en la casa de cultura de Loyola la publicación, que nació de un documento audiovisual de Fernando Garijo, que agradó a los vecinos del barrio. Narra la historia de Loyola, que no puede entenderse sin una mención destacada al Urumea. "A este río", asegura el autor, "se le puede considerar como padrino laico del barrio". El germen de Loyola se remonta a 1014. Uno de los primeros documentos de la historia de Guipúzcoa alude a la presencia de cuatro caseríos en estas tierras, que se encontraban, según Elejalde, en plena explotación agrícola. El autor parte de estos datos para recorrer las transformaciones del barrio a través de momentos conflictivos como las guerras carlistas. Pero también analiza su estructura urbanística, la influencia de la ermita y de la virgen de Uba o su actividad artística y cultural.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de junio de 1998