Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sinfonía para 104 baterías

Conseguir que 104 baterías toquen a un tiempo una misma sinfonía no es una tarea fácil. Lograr, además, que el resultado sea armonioso y llegue a emocionar a un público multitudinario resulta toda una proeza. El músico Santi Arisa se marcó ayer ambos tantos. Él fue el director y artífice de uno de los más concurridos actos de la Fiesta de la Música, celebrada ayer en una treintena de escenarios repartidos por toda Barcelona. La plaza de Catalunya, escenario de este inusual concierto de baterías -que se convirtió en un récord Guinness-, fue el marco de una espectacular coreografía de baquetas servida por intérpretes de todos los estilos musicales. Ellos dieron vida a los distintos movimientos de la pieza Fer volar coloms, creada ex profeso por Arisa. En sintonía con el título de la pieza, las palomas que habitualmente pueblan la plaza volaron lejos durante la hora larga del concierto, como volaron también los aplausos del numeroso público atraído por la singular convocatoria. Algunos espectadores se sorprendieron al ver cómo un instrumento que puede resultar odioso en manos de un vecino poco diestro es también fuente de belleza. Fue la culminación de un sueño acariciado por Arisa desde hace 10 años, sucesivamente aplazado por falta de recursos y finalmente convertido en realidad gracias a la colaboración de la sociedad de Artistas Intérpretes o Ejecutantes (AIE) y la ayuda de diversas entidades. PASA A LA PÁGINA 8

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de junio de 1998