Altos cargos del PP se vuelcan en el homenaje a Lizondo

El fallecido Vicente González Lizondo, padre fundador del regionalismo valenciano, goza de una inusitada admiración entre los más altos dirigentes del Partido Popular. Entre la relación de cargos públicos que han anunciado su adhesión al acto de homenaje al ex presidente de las Cortes destaca, en primer lugar, Eduardo Zaplana, presidente de la Generalitat y máximo responsable del PP de la Comunidad Valenciana. Los presidentes de las diputaciones de Castellón y Valencia; los alcaldes de las tres capitales provinciales; el portavoz del Grupo Popular en las Cortes; el vicesecretario del PP; el vicepresidente primero de las Cortes o el presidente del Consell Metropolità de L"Horta son otros tantos cargos públicos del PP que se han adherido al homenaje a Lizondo. La ausencia de nombres vinculados con la actual Unión Valenciana contrasta con el apoyo expresado por el presidente del Consell Valencià de Cultura, Santiago Grisolía, y por la última incorporación al organismo consultivo de la Generaltiat, Joaquín Calomarde, ambos embarcados en los trabajos para elaborar un dictamen sobre la lengua. La polémica entre los socios de gobierno que sustentan el Consell que preside Eduardo Zaplana sigue viva. Los regionalistas consideran que los populares han instrumentado la figura de Lizondo para socavar su apoyo y atribuyen a Zaplana todas las maniobras al respecto. Fernando Castelló, portavoz del Grupo Popular, descalificó ayer a su colega regionalista Fermín Artagoitia. "Hay gente que cuando comete errores intenta pasar las responsabilidades a otros", dijo, en alusión a las críticas hacia el PP vertidas por Artagoitia. Los máximos responsables de Iniciativa de Progreso de la Comunidad Valenciana, la escisión de Unión Valenciana surgida a raíz de la expulsión del partido de Lizondo, se sumaron al coro de agraviados por el confuso proceder de Héctor Villalba, presidente de las Cortes, en torno a la decisión de la Mesa y Junta de Portavoces adoptada el lunes, que el jueves decidió "adherirse" al homenaje sin designar una representación institucional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0019, 19 de junio de 1998.