La cultura electrónica fomenta la creación artística interdisciplinaria

Jay-Jay Johanson, músico y compositor sueco que presentó ayer en Sónar su síntesis de sonidos electrónicos y acústicos, estudió Bellas Artes en Estocolmo y parece no distinguir excesivamente entre sus diferentes aficiones creativas. "La gente que ha leído mis poemas, ha visto mis dibujos, ha degustado mi comida y ha escuchado mi música dice que hay algo en común, que tienen el mismo concepto", afirma. Esta continua relación entre música y artes plásticas es una de las constantes de Sónar y de los conciertos y sesiones de música electrónica.

Skot, banda visual austriaca integrada por Tina Frank y Mathias Gmachl, será la encargada del apartado visual de la fiesta final de Sónar. Gmachl es, además, uno de los integrantes del conjunto austriaco Farmers Manual, que actuó anoche en el recinto diurno del festival. "El concepto general es el mismo, no tiene importancia si el trabajo se hace en diseño, en música o en la ambientación visual", afirman. Durante las sesiones musicales, y en función del ambiente y la respuesta de la gente, los de Skot modifican las imágenes y crean en directo, igual que los pinchadiscos, la selección visual que consideran más adecuada. En la instalación Unidad específica de distribución, del artista Ricardo Echevarría, actuó el pasado jueves el artista José Maldonado en su nueva faceta de pinchadiscos bajo el nombre de Dj Mal, y ayer lo hizo otro artista, Joan Morey, también transformado en pinchadiscos, acompañado en el baile por tres espectaculares drag queens. Los finlandeses Tommi Grönlund y Petteri Nisunen, que presentan una instalación sonora, estudiaron arquitectura y, además de sus trabajos como artistas, tienen una productora discográfica. "Para nosotros el sonido es uno de los elementos que integran la noción de artes visuales", señalan. En diseño gráfico es, posiblemente, donde la relación entre arte y tecnología está más avanzada, y esto explica su mayor proximidad a la música electrónica. "El diseño es la pintura de ahora", afirma el artista y promotor cultural Francesc Vidal. "Los grafistas hace ya 10 años que trabajan con ordenador y los artistas lo están empezando a descubrir ahora". Tite Barbuzza, diseñadora y autora de un libro sobre los flyers -octavillas que anuncian conciertos o sesiones de bailes- que saldrá en otoño, señala: "Para los diseñadores el escáner ha sido el equivalente del sampler para los músicos porque te permite robar y combinar imágenes de manera rápida y fácil". También es patente la relación con el vídeo, como demuestra la constante afluencia de público que ha tenido Sónar Cinema.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS