Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Universidad Rey Juan Carlos facilita el acceso a los minusválidos

No habrá peldaños infranqueables para los alumnos discapacitados que deseen estudiar en cualquiera de los tres campus que la Universidad Rey Juan Carlos tiene en Móstoles, Alcorcón y, próximamente, Fuenlabrada. La comisión gestora aprobó ayer una normativa que allana el acceso a los edificios para los minusválidos y les facilita múltiples ventajas en el desarrollo de los planes de estudio.Las aulas no tendrán peldaños, las entradas a vestíbulos dispondrán de rampas, los aseos lucirán barras laterales en las paredes e inodoros adaptados a silla de ruedas o muletas, y otros recintos comunes como la biblioteca, el laboratorio o el salón de actos también eliminarán sus barreras arquitectónicas.

Pero las facilidades "no son sólo de acceso a los edificios, sino también a los programas de estudio", según un portavoz de la Rey Juan Carlos: la comisión gestora ha acordado reservar el 3% de las plazas en todas las titulaciones para alumnos discapacitados con necesidades educativas especiales. En la actualidad hay de tres a cinco alumnos minusválidos estudiando informática en el campus de Móstoles o fisioterapia en el de Alcorcón.

El vicerrectorado de alumnos se encargará de ampliar el cupo de convocatorias, una vez estudiada la demanda, y decidirá el envío de especialistas a los domicilios de los alumnos que no puedan asistir a clase durante largos periodos de tiempo. "Incluso las asignaturas cuatrimestrales podrían estudiarlas de manera más dilatada, fijando los exámenes según los tratamientos médicos de los estudiantes", comentó un portavoz de la universidad. Al final de curso, miembros de la Rey Juan Carlos se reunirán con representantes de los institutos de Móstoles, Alcorcón y Fuenlabrada para conocer el cupo de población minusválida que aspira a estudiar una carrera universitaria en cualquiera de los tres campus.

Por otro lado, la Rey Juan Carlos firmó un convenio con la Cruz Roja para desarrollar proyectos de cooperación, en los que se incluyen prácticas de estudiantes en las dependencias de la organización no gubernamental.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de junio de 1998