Un promotor, probable ministro del Territorio en Andorra

La crisis del gobierno andorrano provocada hace tres meses por la dimisión del ministro de ordenamiento territorial, Josep Garrallà, parece estar a punto de cerrarse. Marc Forné, jefe de gobierno, podría confirmar públicamente hoy la designación en el cargo de Càndid Naudi, un conocido empresario del país vinculado a las promociones y la gestión inmobiliaria de la parroquia de La Massana. La designación coincidiría con la sesión parlamentaria que debe servir para dar luz verde al mayor proyecto de obra de los últimos años: la construcción del Túnel de Envalira. Este nombramiento ha mantenido en vilo a la clase política andorrana, puesto que el nombre de Naudi se ha barajado desde el primer momento, pero con destino a una cartera diferente: la de Economía, actualmente asumida por Enric Casadevall. Las vinculaciones de Naudi con el sector de la construcción, cuya regulación está bajo el paraguas del ministerio de ordenamiento territorial, han supuesto -según los observadores políticos del país- un problema incluso para los integrantes de su mismo partido que no ven con buenos ojos esta designación. A pesar de ello, la presentación oficial del ministro se hará el próximo 30 de junio, en la última sesión parlamentaria del curso, cuando se lleve a cabo el debate de orientación política. Así lo ha confirmado el mismo Forné. Túnel de Envalira Forné ha aceptado de esta manera la propuesta realizada por el mismo grupo político parroquial que provocó hace unos meses la crisis de gobierno. Una crisis que coincidió con el momento más tenso del conflicto que Andorra sostiene con España a causa del contrabando de tabaco y que dejó en mantillas el proyecto de ley para la construcción del túnel de Envalira mediante concesión administrativa. El Grup d"Opinió Liberal ha ofrecido a Forné una única alternativa a la dimisión de Josep Garrallà: Càndid Naudi. La empresa de Naudi fue la promotora hace unos años de la construcción de apartamentos que más tarde resultaron polémicos, como por ejemplo los bloques de pisos que fueron arrasados por un alud de nieve el año 1996 en Arinsal. En la actualidad, Naudi gestiona una empresa inmobiliaria que tiene en su haber complejos de lujo y deportivos y otra empresa de servicios de administración de fincas. Tiene por delante un importante reto: la construcción de una obra que debe facilitar el paso de Francia a Andorra evitando el puerto de Envalira. Esta obra, prometida durante decenios por la administración andorrana arrastra tras de sí una intensa polémica puesto que el gobierno liberal propone la construcción a través de la concesión de la obra a Construcciones y Contratas. La obra será subvencionada por el ejecutivo con 6.213 millones para lo cual deberá aprobarse hoy en el parlamento un crédito extraordinario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 03 de junio de 1998.