Cinco mil jóvenes reivindican en Vilafranca el compromiso social del cristianismo

Unos 5.000 jóvenes catalanes y baleares se dieron cita ayer en Vilafranca del Penedès para participar en el Aplec de l"Esperit con el objetivo de reivindicar el compromiso de responsabilidad y solidaridad de la juventud con los problemas sociales. El obispo auxiliar de Barcelona, Joan Enric Vivas, manifestó que la intención del encuentro era "romper con el estereotipo" que hace de los jóvenes personas problemáticas y poco responsables: "Hay mucha juventud", dijo Vivas, "sobre todo en el mundo cristiano, que trabaja, que se esfuerza, que ayuda a los otros y se prepara para el presente y el futuro". El aplec, que acabó con una misa oficiada por el arzobispo de Barcelona, Ricard Maria Carles, estuvo convocado por la Conferencia Episcopal Tarraconense y los obispos de Baleares, a través del secretariado interdiocesano de pastoral de juventud de Cataluña y las Islas Baleares. Este encuentro se celebra cada tres años, desde 1982, coincidiendo siempre con el domingo de Pentecostés. El lema de este año ha sido "Déjale hacer. El Espíritu está contigo". El Espíritu Santo es el tema que toda la Iglesia ha propuesto para trabajar durante este año, en el marco del trienio de preparación del jubileo del año 2000. La idea propuesta fue objeto de reflexión en 150 talleres de trabajo y debates entre los jóvenes, que prepararon el tema a partir de 10.500 ejemplares de materiales de lectura distribuidos por la Iglesia desde hace varios meses. Además del debate y la reflexión, los jóvenes disfrutaron de espectáculos de animación, teatro y conciertos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 31 de mayo de 1998.

Lo más visto en...

Top 50