El botín del robo a la cámara acorazada de Caixa Laietana fue de más de 544 millones

El botín que obtuvieron los ladrones que desvalijaron la pasada Semana Santa 300 cajas de seguridad de la cámara acorazada de la sede central de Caixa Laietana en Mataró asciende a más de 544 millones de pesetas, según reconoció ayer la entidad bancaria. Fuentes de la dirección de Caixa Laietana precisaron que ya han recibido la declaración del 85% de los propietarios de las cajas de seguridad reventadas y que la suma de todas estas reclamaciones asciende a 544 millones de pesetas en efectivo, aparte de otros documentos o valores que se hayan podido llevar los ladrones. Las mismas fuentes agregan que Caixa Laietana ha finalizado "el laborioso inventario" de las joyas, objetos y documentos que los ladrones despreciaron y dejaron tirados por el suelo de la cámara acorazada. Los clientes iniciaron ayer las primeras visitas de reconocimiento de los valores abandonados por los ladrones, más de un millar de objetos, que se exhiben en una vitrina habilitada en la misma cámara acorazada. Caixa Laietana ha indicado a los propietarios de las cajas de seguridad que tienen que presentar la correspondiente declaración de siniestro y pueden comparecer individualmente en visita concertada previamente para reconocer los efectos y valores que tenían depositados en su caja de alquiler. La exposición de estos objetos, la mayoría joyas, monedas antiguas y relojes, cuenta, según la entidad, "con todos los controles para garantizar la privacidad de la operación, que se prevé larga y laboriosa". El 15% de los propietarios de las cajas de alquiler aún no ha presentado su declaración de pérdidas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS