Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta denuncia que el almuerzo de jefes militares colapsa el paso de las hermandades en Sanlúcar

Las hermandades de Sanlúcar, El Puerto de Santa María y de Jerez acumularon ayer casi tres horas de retraso en su paso desde Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) hacia el Coto de Doñana debido a que cuatro almirantes de la Armada ordenaron que una de las dos lanchas que facilita este cuerpo para el Plan Romero quedara varada mientras que almorzaban en un restaurante de Bajo de Guía, según denunció Francisco Menacho, delegado de la Junta en Cádiz. Éste tramitó ayer una protesta formal ante el delegado del Gobierno en Andalucía, José Torres Hurtado. "Es inconcebible que cientos de personas estén esperando en la playa a que los militares acaben de comer", dijo. Menacho añadió que la situación, a las 19.00, era "delicada". "Se pueden producir problemas de orden público", avisó. No obstante, durante ese periodo funcionaron con normalidad la otra lancha de la Armada y dos barcazas privadas. El subdelegado del gobierno central en Cádiz, Miguel Osuna, calificó de "provocación" la denuncia de Menacho y sostuvo que "lo único que ocurrió es que los almirantes se reservaron un turno en una lancha, lo que ocasionó un retraso de 40 minutos". "El caos organizativo constatado en Sanlúcar es imputable a la nula capacidad de organización de la Junta y a la marea vacía, que obligó a ampliar el recorrido para desembarcar a los romeros en el coto", apostilló Osuna. Los oficiales utilizaron incluso la barcaza para dar un paseo por el Guadalquivir, según informó la Junta. A las ocho de la tarde, se estudiaba la posibilidad de que la hermandad de Jerez pernoctara en la playa sanluqueña, un hecho inédito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de mayo de 1998