Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UPV denuncia a nueve alumnos por los incidentes en el claustro

La abrupta interrupción de un claustro el campus de Leioa de la Universidad del País Vasco (UPV) hace algo más de un mes ha acabado en los tribunales después de que la comisión de disciplina interna así lo decidiera. La UPV presentó la semana pasada una denuncia en el juzgado de Getxo contra nueve alumnos por un delito de "desórdenes públicos", según un portavoz oficial de la Universidad. La misma fuente confirmó que el rector, Pello Salaburu, ya ha sido citado a declarar, aunque no pudo precisar la fecha. La UPV prevé ampliar la denuncia, explicó este portavoz, a medida que el Rectorado logre identificar a otros universitarios que estuvieron entre el medio centenar de alborotadores, vinculados al sindicato estudiantil de la izquierda radical Ikasle Abertzaleak, que reventaron la reunión. La denuncia es la respuesta de la UPV por los "graves" incidentes del pasado 22 de abril. Aquella mañana, unos 50 radicales que presenciaban la reunión del claustro se subieron al escenario del aula magna de Leioa y, pancarta en ristre y a golpe de proclama a favor de que se establezcan carreras íntegramente en euskera, obligaron a suspender la reunión durante una hora. Los radicales llegaron a zarandear al rector cuando éste trató de arrebatarles una pancarta mientras les recriminaba. El euskera se ha convertido en los últimos meses en la coartada favorita de los sectores universitarios vinculados a la izquierda abertzale. A base de "manipular" la cuestión lingüística, intentan convertir a la UPV en un "nuevo foco de conflicto", según la nota emitida por la Universidad el día 13, después de que un profesor y una administrativa recibieran sendos artefactos explosivos. Uno era simulado y el otro fue neutralizado. Advertencia cumplida Fue el día que llegaron las bombas cuando la comisión de disciplina interna, que preside el rector, decidió "por unanimidad" acudir al juez. Al menos tres de los 12 miembros de este órgano no acudieron a la cita, según confirmaron ellos mismos y alegaron que no tuvieron tiempo. Sus integrantes son profesores y miembros del personal no administrativo de la UPV. Fue necesario que los vicerrectores de Euskera, Juan Ignacio Pérez, y Profesorado, Miren Azkarate, se comprometieran a reunirse con unos autoproclamados representantes de los alumnos que estudian en euskera para que los violentos permitieran reanudar el claustro. Una semana, después se celebró la reunión entre ambas partes en la que hablaron sobre el nuevo plan de euskaldunización que ultima el Rectorado. Cada parte llevó dos testigos a la cita. El máximo órgano universitario ha materializado con su denuncia la advertencia lanzada a los radicales desde el Rectorado unas horas después de que protagonizan aquella violenta acción que Salaburu comparó con el golpe de Estado de 1981.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de mayo de 1998